•   QUETTA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 54 personas murieron y unas 200 resultaron heridas en dos atentados suicidas contra minorías religiosas, blancos frecuentes de los talibanes aliados a Al Qaida y de otros radicales en la campaña de terror que golpea Pakistán desde hace tres años.

"Según informaciones provenientes de los hospitales, 53 personas murieron y 197 resultaron heridas" en Quetta, declaró por teléfono Sardar Jan, responsable de la policía de esta ciudad, capital de la provincia de Baluchistán, en el suroeste.

Un kamikaze accionó los explosivos en medio de una congregación de chiitas, minoritarios, pues representan apenas el 20% de los 170 millones de paquistaníes, 80% de los cuales son sunitas, explicó Mohammad Shaban, jefe de la policía criminal de la ciudad. Las víctimas participaban en una manifestación antiisraelí y de apoyo a los palestinos, precisó.

Antes, en Mardan, pequeña ciudad del noroeste situada no lejos de los bastiones talibanes, un hombre hizo explotar su bomba en la acera, matando a un transeúnte e hiriendo a otros cuatro, declaró el jefe de la policía local, Waqif Jan.

Policía dispara contra sospechosos
El balance pudo haber sido peor. Lo impidieron los policías que vigilaban el lugar de culto de la minoría ahmadí, al disparar contra el sospechoso que trataba de forzar la entrada del edificio donde oraban treinta fieles. Los ahmadíes ocultan su pertenencia por lo que resulta difícil calcular su número. Abogan por un islam moderno y liberal y desempeñan un papel relevante en el desarrollo y la ayuda a los desfavorecidos.

Son consideradas por las principales escuelas del islam -sunita y chiita- como no musulmanes, incluso herejes. Sus fieles no tienen oficialmente derecho a practicar abiertamente su culto en Pakistán, como también les ocurre en otros países musulmanes. La Organización de la Conferencia Islámica (OCI) los declaró no musulmanes en 1973, prohibiéndoles la peregrinación a La Meca.

Las zonas tribales del noroeste, fronterizas con Afganistán, son el bastión del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP) aliado a Al Qaida y principal santuario en el mundo de los lugartenientes de Osama Bin Laden. Más de 3.600 personas murieron en tres años en cerca de 400 atentados -suicidas en su mayoría- perpetrados en Pakistán, en especial por el TTP o grupos aliados.

El Movimiento de los Talibanes de Pakistán declaró en el verano de 2007 la "guerra santa" en Islamabad por el apoyo del país a Estados Unidos y tiene como principal objetivo a las fuerzas de seguridad y los edificios oficiales, pero de forma creciente también a los civiles.

El miércoles, un triple atentado contra una procesión chiita en Lahore, la gran ciudad del este, causó 31 muertos y cerca de 200 heridos en medio de una muchedumbre que se preparaba para poner fin al mes de ayuno del ramadán.