•   COPIAPO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una nueva máquina perforadora llegó ayer a la mina chilena San José para intentar un "plan B" de rescate de los 33 mineros que están por cumplir un mes atrapados a 700 m de profundidad, mientras se puso en marcha una tercera alternativa de rescate. "Siento mucha emoción y ansiedad por empezar a trabajar cuanto antes", declaró Juan Castillo Olea, conductor del camión que lideraba la caravana de cinco vehículos que llevó hasta el yacimiento la máquina perforadora T-130, en medio de los vítores de familiares de los mineros atrapados desde hace 29 días. "Se supone que va a ser más rápida y va a llegar a un túnel que ya está hecho y va a llegar hasta el taller", explicó Rodrigo Castillo, minero de la empresa San Esteban, propietaria de la mina San José.

Según adelantó el ministro de Minería, Laurence Golborne, la misión de esta máquina será la de ampliar uno de los ductos previamente perforados que llega a un taller al que tienen acceso los mineros. Por su parte, el jefe de las operaciones, André Sougarret, aseguró el jueves que las perforaciones se iniciarían mañana. "Para alcanzar un diámetro de 12 pulgadas (30,5 cm); manejamos un plazo de dos meses hacia arriba en ese pozo", aseveró Sougarret. A partir de allí, se evaluará si es posible una segunda ampliación que permita un rescate, aunque se trata de un trabajo sin precedentes para esta máquina.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, confirmó ayer que está en camino un tercer plan de rescate o plan 'C', que consiste en perforar un nuevo pozo en la mina siniestrada. "Además tenemos un tercer plan, lo que se ha llamado un plan C, a cargo de una máquina petrolera, cuya instalación requiere una plataforma del tamaño de una cancha de fútbol y va a estar perforando antes del 18 de septiembre", informó Piñera en rueda de prensa.

Según adelantó el jueves Sougarret, se trata de una máquina petrolera que pertenece a la Empresa Nacional de Petróleos de Chile (ENAP), que estará a cargo de confeccionar un nuevo pozo o ducto a los ya existentes.

Actualmente, el plan 'A', a cargo de la Strata 950, ha superado los 40 metros de un total de 700, en un trabajo que tardaría entre tres o cuatro meses. Esta máquina cava unos metros y luego se detiene para que las paredes del conducto "sean consolidadas con cemento". Una vez que el cemento seca, la máquina cava un nuevo tramo de galería. Mientras tanto, la Marina de Chile trabaja en el diseño de una cápsula que permitirá transportar a los mineros atrapados, uno a uno, hacia la superficie.

NASA culmina visita de tres días
Por su parte, expertos de la NASA culminaron una visita de tres días a la mina y entregaron sus recomendaciones para hacer óptima la estadía de los trabajadores atrapados. "Hicimos gran cantidad de comparaciones con el ambiente que sufren los astronautas, aspectos médicos como el de la vitamina D, no reciben luz solar, lo mismo ocurre con los mineros, entonces no generan esa vitamina. Por eso recomendamos una ingesta adecuada, con suplemento de vitamina D", explicó.

El presidente Piñera confirmó además que mediante un cable de fibra óptica los mineros atrapados podrán ver en vivo el encuentro de fútbol amistoso entre las selecciones de Chile y Ucrania.

Los 33 mineros quedaron atrapados el 5 de agosto. Recién después de 17 días se logró establecer contacto con ellos, confirmar que estaban vivos y empezar a comunicarse y enviarles alimentos, abrigo y otros elementos.

Esta semana el grupo superó el récord fijado por tres mineros chinos, que en 2009 sobrevivieron 25 días en el interior de un yacimiento del sur de China. A punto de cumplir un mes de confinamiento, el ánimo es bueno en el campamento montado por familiares en torno al yacimiento. Uno de ellos hizo llegar a la superficie este viernes un poema en el que narra los momentos que vivió antes que fueran ubicados. Mientras, grupos de voluntarios reparten comida entre los centenares de personas que de un modo u otro trabajan allí, incluyendo obreros, rescatistas, policías y periodistas: todo bulle en medio de un paisaje casi apocalíptico de montañas, rocas y arena.