•   DUBLÍN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex primer ministro británico Tony Blair fue recibido hoy con botellas y chancletas lanzadas por manifestantes -sin alcanzarlo- a su llegada a una librería de Dublín para firmar ejemplares de su autobiografía, donde defiende la implicación de Londres en la guerra de Irak.

Botellas de plástico y unas cuantas chancletas apuntaron al coche de Blair cuando llegaba a una céntrica librería de la capital irlandesa donde estaban previstas las primeras dedicatorias desde la publicación, el miércoles, de su autobiografía, contaron testigos. Según los medios de comunicación entre los proyectiles había zapatos y huevos.

"Blair mintió, millones de personas murieron", "Envíenlo a prisión por genocidio", se leía en pancartas que portaban unos 200 activistas, algunos de ellos miembros de movimientos pacifistas o propalestinos. Un importante dispositivo policial impidió a éstos cruzar la barrera de seguridad.

Pero una militante consiguió entrar a la librería y proceder a la "detención ciudadana" del ex primer ministro. En teoría la ley irlandesa autoriza a una persona sin autoridad policial arrestar a alguien que haya cometido un delito, aunque no se recurre casi nunca a esta prerrogativa.

"Le dije que yo estaba aquí para detenerlo por crímenes de guerra en Irak. Blair bajó la vista y acto seguido cinco agentes de seguridad me agarraron y me sacaron fuera", contó en un comunicado Kate O'Sullivan, militante de un movimiento propalestino. "Un pequeño número" de personas fueron detenidas, afirmó la gendarmería irlandesa.

En su autobiografía, que ya figura entre las superventas, Tony Blair defiende una vez más su decisión de involucrar a su país en 2003 en la guerra de Irak contra "el tirano" Sadam Husein. Cientos de personas hicieron cola para que le firmara un ejemplar de su libro. "Quería verlo, es uno de los más importantes dirigentes de su generación", declaró Killian Kiely, de 21 años.

Figura polémica en su país, el ex jefe del gobierno cuenta con buena prensa en Irlanda por haber permitido la firma de los acuerdos de paz de 1998 en el Ulster. El miércoles habrá otra dedicatoria en Londres.

En el sitio web de socialización Facebook se creó un grupo que llama a los opositores al libro a quitarlo de la sección autobiografías para meterlo en los estantes de "crimen".

El grupo "Subversively move Tony Blair's memoirs to the crime section in book shops" ("Desplazar subversivamente las memorias de Tony Blair a la sección crimen de las librerías") ha conseguido el apoyo de más de 2.000 personas en dos días.

El ex dirigente laborista anunció que donará los derechos de autor del libro, que lleva por título "A Journey" (Un viaje), a una organización benéfica para militares.