• Caracas / EFE |
  • |
  • |
  • END

El ministro venezolano de Industrias Básicas, José Khan, anunció que murió ayer martes uno de los tres obreros que resultaron quemados en una explosión en una empresa estatal siderúrgica y confirmó que ese y otros hechos fueron provocados.

“No es más que el fascismo” y las investigaciones, “ya bastante adelantadas”, han identificado “a dos presuntos sospechosos de este sabotaje, terrorismo, que trata de paralizar a las empresas básicas” estatales, declaró Khan a la emisora VTV de la televisión pública.

El obrero fallecido, Hernán Higuera, de 36 años, y los otros dos heridos, José Gómez y Juan Forero, “que están en situación delicada, están entubados, habían sido seleccionados por su experiencia y experticia para investigar los sabotajes de la semana pasada” en Ferrominera Orinoco, en el sureste venezolano, añadió el ministro.

Los tres fueron llevados al otro extremo de Venezuela, a un hospital especializado en quemaduras de la ciudad de Maracaibo, en el noroeste del país, inmediatamente después de la explosión que se produjo a las ocho de la mañana con 45 minutos, hora local, en unos generadores eléctricos de la planta siderúrgica del estado de Bolívar.

“Forero de 37 años, fue precisamente quien logró la semana pasada arreglar unos cables que habían sido cortados y poner a la fábrica a producir otra vez”, añadió Khan al insistir en que estos hechos se repiten “en las últimas semanas en varias empresas básicas”.

“En Velanum (estatal fabricante de aluminio) cortaron unos cables y ayer mismo fueron cortados otros que alimentan empresas contiguas. Quienes los cortaron sabían perfectamente dónde tenían que cortar”, dijo.

Khan añadió que en algunos casos se ha tratado de simular robos y así, en otra fábrica estatal a la cual no identificó, “se llevaron más de 5.000 metros de un cable sin valor comercial”.

Las sospechas de atentados ya fueron efectuadas la víspera tras la explosión por el presidente de la Ferrominera del Orinoco, Radwuan Sabbagh, y por el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez.

“Fue sabotaje”, como otros dos hechos similares registrados en las mismas instalaciones en los últimos doce días, declaró Sabbagh a los periodistas.

Según la agencia estatal de noticias AVN, también el gobernador Rangel Gómez atribuyó el asunto a “un sabotaje” de la oposición al Gobierno del presidente Hugo Chávez con fines electorales, de cara a los comicios legislativos del próximo día 26.

El gobernador, sostuvo AVN, exhortó “a mantenerse alerta contra la acción de personas antipatrióticas que buscan dañar los sistemas eléctricos, de agua potable y otros servicios básicos con la intención de causar descontento social, acusando al Gobierno revolucionario de fracasar en el mantenimiento de esta infraestructura”.

“Ya tenemos información de una serie de sabotajes que se vienen registrando desde hace dos o tres semanas en varias empresas básicas, en los que están involucrados estos sectores que saben que van a ser derrotados en las próximas elecciones parlamentarias”, recalcó el gobernador.