•  |
  •  |
  • AFP

Los muertos por las severas inundaciones que azotan a Bolivia desde fines del pasado año subieron a 53 y a 58.887 las familias afectadas, según el último reporte entregado este jueves por la estatal Defensa Civil.

Las torrenciales lluvias no cesan en casi todo el territorio boliviano y se temen mayores desgracias en los departamentos de Santa Cruz (este), Beni (noreste) y Cochabamba (centro) donde se han concentrado los efectos del fenómeno climático La Niña.

Los departamentos de Santa Cruz, Beni, Cochabamba, La Paz, Pando y Chuquisaca están declarados en alerta roja; Oruro y Potosí en alerta naranja y sólo Tarija en alerta amarilla, señala el informe.

El presidente Evo Morales declaró esta semana desastre nacional y anunció medidas urgentes para atender a los damnificados con ayuda de la cooperación internacional y con la compra de cinco helicópteros.

Bolivia ha recibido ayuda de Argentina, Brasil, Chile, España, Perú, Suiza, Venezuela, China y Alemania, y de organismos internacionales como la Corporación Andina de Fomento (CAF), la Organización Mundial de Salud (OMS), UNICEF y USAID.