•  |
  •  |
  • END

Los precandidatos a la Casa Blanca, John McCain y Barack Obama, parecen estar dejando ya atrás las primarias de sus respectivos partidos y comenzando a mirar hacia las presidenciales de noviembre, cruzándose ataques como anticipo de un eventual enfrentamiento.

Aunque republicanos y demócratas todavía tienen que coronar a sus candidatos, ambos campos parecen haber ya decidido a quién tendrán que enfrentarse los ganadores de sus respectivas primarias en la recta final de la carrera presidencial.

Empiezan descalificativos
“Si no creen que John McCain es tan peligroso en la Casa Blanca como George W. Bush, piénsenlo de nuevo”, advirtió el Partido Demócrata el jueves durante el lanzamiento de una campaña de recolección de fondos.

Por su parte, el equipo de McCain, cuyas ya sólidas aspiraciones se vieron consolidadas con el apoyo del precandidato retirado de la contienda, Mitt Romney, jugó la baza de las décadas de experiencia del senador por Arizona frente a los apenas dos años en el Senado del recién llegado Obama.

“Obama no tiene la experiencia para servir a nuestra nación como comandante en jefe”, dijo el presidente del Partido Republicano, Mike Duncan.

También los propios candidatos, a la vez que redoblan sus esfuerzos en las campañas internas de cara a la fecha clave del 4 de marzo, cuando se decidirá un buen puñado de delegados en las primarias de los estados de Texas y Ohio, ya parecen tener claro quien será su rival en noviembre.

“Estimular al país con sólo retórica en vez de ideas sólidas y comprobadas que confían en la fortaleza y la valentía de la gente libre no es un promesa de esperanza (en alusión a un reciente discurso de Obama). Es retórica”, dijo McCain, redundando en los argumentos de los críticos con el senador por Illinois.

Los discursos de Obama, insistió el miércoles, “tienen una excepcional ausencia de propuestas específicas”.

Obama, que mantiene una ligera ventaja en las primarias demócratas sobre la ex primera dama Hillary Clinton (de 1,276 delegados frente a 1,233, según la encuestadora independiente RealClearPolitics.com), criticó a McCain comparándolo con el presidente George W. Bush.

“Puede que Bush no esté en la papeleta esta vez, pero sus recortes de impuestos y sus políticas económicas sí”, dijo esta semana.

Y mientras ambos se cruzan ataques, las precampañas para las internas continúan.

McCain, cuyo rival Mike Huckabee sigue haciendo una dura campaña a pesar de su apabullante desventaja, visitó los pequeños estados de Vermont y Rhode Island, que también celebran sus primarias el 4 de marzo.

Mientras, Obama se tomo un excepcional día de descanso, que fue aprovechado por Clinton para volver a cargar en su contra.

“Esa es la diferencia entre mi rival demócrata y yo: él da discursos, yo ofrezco soluciones”, dijo, al recordar su promesa electoral de proteger a los consumidores de la voracidad de las compañías de crédito.