• BOGOTÁ |
  • |
  • |
  • Agencias

El jefe militar de las FARC, Luis Suárez, alias Jorge Briceño y Mono Jojoy, murió en un ataque de las fuerzas militares a su campamento, calificado hoy por el presidente colombiano Juan Manuel Santos como el golpe más contundente contra esa guerrilla comunista.

Briceño, de 57 años, integraba el secretariado (mando central) de las FARC desde 1993, y dirigía el Bloque Oriental de esa guerrilla, el más numeroso y el que manejaba mayores recursos económicos, explicó a la AFP Ariel Avila, de la Corporación Nuevo Arcoiris, que estudia el conflicto armado en Colombia.

Su cuerpo fue encontrado en las primeras horas de hoy, tras bombardeos aéreos y combates en tierra ocurridos alrededor de su campamento en el departamento de Meta, centro de Colombia, informó el ministro de defensa, Rodrigo Rivera. Según el ministro, el campamento "tenía 300 metros de extensión, con un búnker de concreto y con múltiples caminos", donde se encontraban entre 600 y 1.000 guerrilleros,.

Entre 700 y 800 hombres de todos los componentes de las fuerzas militares, incluidos los de inteligencia, participaron en la operación, bautizada como "Sodoma", en la que se utilizaron 72 aeronaves y más de 50 bombas, incluidas bombas inteligentes. En los combates murieron unos 20 guerrilleros y fueron heridos cinco militares, que se encuentran fuera de peligro, según las autoridades.

Operación 100% colombiana
Se trató de "una operación 100% colombiana", enfatizó Santos, que asumió la presidencia en agosto pasado y era ministro de defensa cuando fue abatido Raúl Reyes, entonces el segundo al mando de las FARC, en un bombardeo en lado ecuatoriano de la frontera con Colombia el primero de marzo de 2008.

Estados Unidos brinda una asistencia militar a Colombia para la lucha contra la guerrilla y el tráfico de drogas, que desde el año 2000 sumó desembolsos por 6.000 millones de dólares.

Washington afirmó que la muerte de Briceño representa una "importante victoria para Colombia", según un portavoz de la Casa Blanca, Mike Hammer.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, felicitó a las autoridades colombianas y advirtió a la guerrilla que "el camino armado que transitan se va cerrando cada vez más".

La senadora colombiana Piedad Córdoba, quien en los últimos tres años medió en la liberación de 14 secuestrados de las FARC, pidió privilegiar el diálogo sobre la guerra. "El aplastamiento del otro no fortalecerá la democracia, dijo Córdoba, al instar al gobierno y a las FARC a "sentarse para que se definan mutuamente las acciones a seguir, la entrega de los cautivos, acuerdos de derecho humanitario y el diálogo sobre temas políticos".

Diálogo con las FARC
El jefe máximo de las FARC, Alfonso Cano, propuso un diálogo al presidente Santos el 30 de julio, una semana antes de su toma de posesión. Santos declaró que para iniciar conversaciones, las FARC deben abandonar las acciones violentas, liberar a los secuestrados que mantienen cautivos y cesar el reclutamiento de menores de edad.

Esta semana, el Bloque Sur de las FARC volvió a proponerle un diálogo al gobierno "pero sin ningún tipo de condicionamiento", tras una serie de cruentos ataques de las FARC y del ELN, y contraataques del ejército en septiembre, que cobraron las vidas de al menos 43 policías y militares, así como de 42 insurgentes.

Briceño tenía en Colombia 62 órdenes de captura por homicidio, secuestro y terrorismo. También era requerido en Estados Unidos por tráfico de drogas y el secuestro de tres estadounidenses que fueron liberados en la operación Jaque, el 2 de julio de 2008, junto a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

El ministsro de Defensa pidió a Cano que se entregue "con garantía de su vida y un trato justo de acuerdo con el ordenamiento jurídico".

Las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) llevan 46 años de lucha armada contra el estado colombiano, y actualmente contarían con unos 8.000 combatientes, según el Ministerio de Defensa.

En Colombia opera también la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN), que tendría unos 2.500 combatientes.