• BOGOTÁ |
  • |
  • |
  • AFP

El Ejército colombiano continuaba combatiendo hoy con las FARC, con saldo de al menos 13 uniformados heridos, en la zona del centro del país donde fue muerto Jorge Briceño (Mono Jojoy), jefe militar y número dos de esa guerrilla, informó el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera. "Siguen las operaciones. El número de heridos se ha incrementado, son trece. Eso muestra la intensidad de los combates", declaró el ministro.

El general Miguel Pérez, comandante de las fuerzas especiales, aseguró que "las tropas siguen avanzando, siguen combatiendo en la zona" donde entre el miércoles y jueves se realizó una gran operación aérea y terrestre que dio muerte a Briceño.

"Tenemos algunos heridos por los combates posteriores a la operación que todavía no ha cesado. Han sido evacuados y están fuera de peligro en el Hospital Militar de Bogotá", puntualizó Pérez en declaraciones a la radio La FM. "No puedo dar detalles, pero seguimos en las operaciones y estamos buscando que estas estructuras se entreguen. Esperamos desmovilizaciones en los próximos días", agregó.

Los combates se producen en una zona "agreste de muy difícil acceso" en la Serranía de La Macarena, en la provincia del Meta, centro de Colombia, indicó el general Pérez. Hasta ayer, se había informado de cinco militares heridos.

El 'Mono Jojoy' murió en un campamento que se encontraba camuflado en la espesura de la selva y que contaba con un búnker, según el ministerio de la Defensa.

El campamento fue inicialmente bombardeado y luego atacado por tropas de tierra que encontraron en la madrugada del jueves el cadáver del 'Mono Jojoy' y de unos veinte guerrilleros.

El ministro Rivera aseguró hoy que el cadáver de Briceño ya fue identificado. "Las huellas dactilares corresponden plenamente con la información de la que disponíamos, de modo que podemos dar la confirmación no solamente morfológica, sino científica de la identidad de este cabecilla", detalló.

Siete cuerpos, entre ellos el de Briceño, fueron trasladados la noche del jueves a Bogotá para que los médicos forenses establezcan su identidad y causas de muerte.