•   La Macarena , Colombia, EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó ayer que su país está ante “el principio del fin de las FARC” tras la operación que dio muerte el pasado miércoles al “Mono Jojoy”, jefe militar y número dos de esa guerrilla, a cuyos integrantes volvió a pedir que se desmovilicen.

“Esta exitosa operación contra el ‘Mono Jojoy’ es un punto de inflexión, donde con un buen margen de confianza podemos decir que es el principio del fin de las FARC”, enfatizó Santos desde la zona en la que murió Víctor Julio Suárez Rojas, alias “Jorge Briceño Suárez” o “Mono Jojoy” tras bombardear las fuerzas de seguridad del Estado el “campamento madre” de esta guerrilla.

Recordó que cuando fue ministro de Defensa, deliberadamente no quiso utilizar la frase “es el comienzo del fin” ni siquiera cuando en marzo de 2008, murió en territorio ecuatoriano el vocero internacional y número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Luis Edgar Devia, alias “Raúl Reyes”.

Pero ahora, “cuando hay un punto de inflexión”, la historia enseña que hay que perseverar para alcanzar el punto final y por eso prometió seguir a las FARC a donde estén. Santos recalcó que con la “Operación Sodoma”, como se bautizó el operativo militar y policial contra el campamento del “Mono Jojoy”, queda claro que “no hay ningún rincón” del territorio colombiano en el cual se puedan ocultar.

En su saludo a las tropas que participaron en la operación contra el campo de “Mono Jojoy”, que calificó como “la madre de las madrigueras de esta organización”, volvió a pedirles a los rebeldes que se desmovilicen “si no quieren acabar muertos o capturados”.

“Aprovecho la oportunidad para decirle a los miembros de esa organización que acá hay un Estado que les tiende la mano, no sigan en esa locura, desmovilícense, vuelvan a retornar con sus familias”, dijo Santos.

Van detrás de otros dirigentes FARC
Santos, que el sábado regresó de Nueva York tras participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, añadió que el Estado será impecable hasta el último momento, pero al mismo tiempo tendió “una mano generosa” porque, afirmó: “lo que queremos es la paz”.