•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La búsqueda de once personas desaparecidas se intensificaba esta mañana en un poblado del sureste de México, donde el deslave de un cerro sepultó varias viviendas, con un saldo mucho más reducido de daños y víctimas al que inicialmente habían anunciado las autoridades.

Grupos de socorristas y vecinos trabajaban en la remoción de los escombros en el poblado indígena de Santa María Tlahuitoltepec, en una aislada región montañosa del estado de Oaxaca (sureste), afectadas por semanas de lluvias tras el paso del huracán Karl y de la tormenta Matthew.

El secretario de Gobernación (Interior), Francisco Blake, comunicó anoche que por ahora no se confirma ninguna muerte. Blake concedió una conferencia de prensa en la que compareció junto al gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, quien había entregado un alarmante balance inicial que hablaba de hasta un millar de fallecidos.

"Afortunadamente los números han cambiado radicalmente, hasta el grado de que no se confirma ninguna gente muerta", indicó serenamente Blake. "De manera preliminar se reportan 11 personas desaparecidas, entre las cuales se encontrarían ocho niños", agregó, subrayando que hasta ahora no se han encontrado cadáveres.

Reducen de miles a 11 los desaparecidos
A lo largo de ayer el balance entregado por el gobernador Ruiz se fue reduciendo pasando de miles de probables muertos a ninguno confirmado por la noche. Ayer por la mañana Ruíz reportó que el lodo había sepultado "entre 100 y 300 viviendas" y que se temía por la vida de "entre 500 y 600 gentes, se dice que hasta mil". Finalmente la cifra la bajó a siete muertos y unos cien desaparecidos, hasta que en la noche el saldo de Francisco Blake dieron un respiro a los mexicanos al asegurar que no se tenía confirmado más que 11 personas desaparecidos.

Periodistas que lograron llegar al poblado señalaron que los cientos de casas sepultadas que había reportado inicialmente el gobernador eran tan sólo "dos viviendas" mientras que unas treinta resultaron dañadas, según señaló el canal Televisa. Las autoridades no sólo tuvieron dificultades para establecer un balance sobre lo ocurrido sino también para enviar los cuerpos de socorro, pues la única vía que comunica con Santa María Tlahuitoltepec quedó cortada por varios derrumbes. Según Blake a ese poblado en ese poblado trabajan en labores de rescate 47 bomberos, 225 policías y 170 militares.

Los primeros grupos de rescate llegaron a Santa María Tlahuitoltepec más de diez horas después del alud de tierra y lodo, que despertó en la madrugada. Algunos habitantes de Oaxaca reportaban en redes sociales que varias carreteras del estado y cercanas a la zona indígena Mixe estaban colapsadas en varios puntos.

Precipitaciones han dejado 80 muertos en el año
El gobierno mexicano que califica la actual como la temporada más fuerte de lluvias desde que hay registro, señala que las precipitaciones han dejado desde mediados de mayo más de 80 muertos, más de 810.000 damnificados y pérdidas cercanas a los 4.000 millones de dólares.

El titular del Consejo Nacional del Agua (Conagua), José Luis Luege, declaró que la principal razón de los deslaves es la deforestación. "Tenemos fenómenos de deslaves en varias zonas del País, pero son todas producto de la deforestación de las zonas", afirmó en la Ciudad de México durante una comparecencia ante legisladores.

En Centroamérica la temporada de lluvias ha dejado ya más de 400 muertos y decenas de miles de damnificados. Las lluvias se han extendido hacia el sur a Venezuela y Colombia.

En Colombia, donde 74 personas han muerto desde marzo por las lluvias que dejan también 159 heridos y 812.997 damnificados, ayer por la noche se suspendió hasta el alba la búsqueda de entre 20 y 30 personas sepultadas por un deslave en una carretera del departamento de Antioquia (noroeste).