•   BOGOTÁ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

La senadora colombiana Piedad Córdoba, quien medió con el presidente venezolano Hugo Chávez por la liberación de rehenes de las FARC, y que encara un proceso de destitución por supuestos nexos con esa guerrilla, negó ayer martes esos señalamientos y anunció que acudirá a la CIDH.

En conferencia de prensa, la senadora consideró que la decisión de la Procuraduría, que el lunes la sancionó con la destitución, “está criminalizando la labor humanitaria”, pero aseguró que no se dejará “intimidar”.

“Esto va a cerrar las posibilidades de seguir trabajando, pero yo seguiré trabajando por la paz de Colombia, porque es un derecho, porque es una obligación y porque es mi compromiso”, aseguró la congresista del Partido Liberal.

Córdoba, quien desde 2008 ha logrado la liberación de 14 rehenes de las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), anunció que realizará “las acciones necesarias que puedan ser admitidas por la justicia colombiana para demostrar mi inocencia”.

La senadora dijo que en los próximos días se dirigirá a la CIDH, que también acudirá a la Unión Interparlamentaria Mundial y a la Unión Europea.

A los familiares de los 20 policías y militares que continúan secuestrados por las FARC, les prometió seguir trabajando por su liberación.

“No vamos a dejar solas a la familias, y si es el caso de llegar a la cárcel, desde la cárcel mi voz se levantará soberana y fuerte para insistir en la necesidad de la humanización” del conflicto armado colombiano.