•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres presuntos miembros de ETA fueron detenidos hoy en Guipúzcoa, País Vasco, norte de España, en una operación en que la policía desarticuló a un comando de la organización independentista armada vasca y se incautó de material explosivo.

La Guardia Civil "ha detenido esta mañana a tres personas en Guipúzcoa (una de las tres provincias del País Vasco) y ha desarticulado un comando legal (no fichado por la policía) de la banda terrorista ETA denominado 'Imanol'", indicó en un comunicado el ministerio del Interior español.

Además, las detenciones "suponen un duro golpe a la infraestructura legal de ETA en Guipúzcoa" y las fuerzas de seguridad consideran "desmantelado el 'complejo Donosti' que la banda terrorista pretendía instalar en Guipúzcoa". Se trata de Javier Atristain Gorosábel, de 40 años, detenido en Usúrbil, y Juan Carlos y Jesús María Besance Zugasti, detenidos en Villabona. "La operación sigue abierta" y durante la misma, la Guardia Civil se ha incautado de "100 kilogramos de material para fabricar explosivos" en distintos registros, según la misma fuente.

Los agentes han encontrado "una pistola con dos cargadores y munición, 85 kilogramos de nitrato amónico, 15 kilogramos de polvo de aluminio para fabricar amonal, un kilogramo de pentrita, 8 detonadores, 10 dispositivos de iniciación temporizada, una microcámara, una cámara de vídeo y un vídeo, rollo de cordón detonante artesanal y herramientas variadas para fabricar explosivos".

Confesión de Beobide
Las detenciones se han producido al hilo de las "actuaciones realizadas tras la captura" del presunto miembro de ETA Ibai Beobide el 13 de febrero en un control de carreteras entre las localidades vascas de Asteasu y Villabona, según el ministerio. Beobide intentaba "reconstruir" el comando Donostia y según la prensa española las detenciones de hoy tienen lugar tras la confesión de Beobide. Tras la detención de éste, Atristain huyó a Francia, donde se entregó a la policía, que lo transfirió a las autoridades españolas.

Después de pasar varios días en prisión, la Audiencia Nacional (principal instancia penal española), lo liberó, según el ministerio. Las fuerzas de seguridad descubrieron en torno a Atristain el comando legal "Imanol", precisó el ministerio. La nueva operación contra la organización separatista armada vasca tiene lugar después de varios golpes al entorno de ETA desde que ésta anunció el 5 de septiembre su intención de "no llevar a cabo acciones armadas ofensivas".

Ayer fueron detenidos en diversas localidades del País Vasco y la vecina región de Navarra siete presuntos miembros de la organización radical vasca Askapena, considerada el "frente internacional" de ETA. Y hace dos semanas fueron detenidos nueve presuntos miembros de la organización radical EKIN, considerada parte del entorno de ETA. "Lo único que le interesa al Estado de ETA es que diga que deja las armas", declaró ayer el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El domingo, dos activistas de ETA afirmaron que la organización separatista armada vasca está "dispuesta" a respetar un alto el fuego permanente y verificable e "incluso a ir más lejos" si se dan las condiciones para ello, en una entrevista publicada por el diario independentista vasco Gara, habitual canal de comunicación de ETA.

Todas las comunicaciones de la organización armada han sido rechazadas por el gobierno y las fuerzas políticas españolas, que exigen a ETA un fin de la violencia sin condiciones.

ETA, considerada organización terrorista por la Unión Europea (UE), es responsable de la muerte de 829 personas en más de 40 años de violencia por la independencia del País Vasco.