•   BRUSELAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Comisión Europea anunció hoy que abrirá un expediente a Francia por sus expulsiones de gitanos si el gobierno no ofrece antes de mediados de octubre garantías firmes de que respeta las normas comunitarias que garantizan la libre circulación de los ciudadanos europeos.

La Comisión, que vela por el cumplimiento de los tratados de la Unión Europea (UE), "decidió iniciar un procedimiento de infracción contra Francia" puesto que "priva" a los ciudadanos europeos de garantías "esenciales" y esto "debe corregirse", anunció la comisaria de Justicia, Viviane Reding.

Reding, protagonista de un reciente rifirrafe diplomático entre Bruselas y París, acusó al gobierno francés de incumplir la legislación europea que obliga a respetar ciertas garantías a la hora de repatriar a los gitanos, ciudadanos europeos, a sus países de origen, Rumania y Bulgaria.

Al menos 1.700 gitanos fueron expulsados
Francia expulsó desde fines de julio a más de 1.700 gitanos instalados en campamentos ilegales, como resultado del endurecimiento de la política de seguridad del presidente conservador, Nicolas Sarkozy. La medida levantó una polémica a nivel internacional por su carácter juzgado discriminatorio: la ONU y el Vaticano mostraron su preocupación y Reding llegó a compararla hace dos semanas con las deportaciones de la Segunda Guerra Mundial, una afirmación que indignó a París y que la llevó a pedir disculpas.

En cambio, la comisaria de Justicia no retiró entonces sus sospechas de que, por una parte, Francia discriminaba a los gitanos, en violación de los derechos fundamentales que rigen en la UE, y por otra, incumplía la directiva europea de 2004 que garantiza la libertad de circulación a los ciudadanos de la Unión. Hoy, precisó que Bruselas abrirá un procedimiento de infracción por la segunda acusación si Francia no responde favorablemente a sus objeciones antes de mediados de octubre.

En cuanto a una presunta discriminación, Reding indicó haber solicitado al gobierno que "elimine todas las dudas" al respecto para el 15 de octubre. Pero evitó por ahora expedientar a Francia por ese motivo.

Comisaría no da marcha atrás ante gobierno francés
La comisaria rehusó la idea de que hubiera suavizado su postura frente al gobierno francés: "Si hubiera dado marcha atrás, habría anunciado que el caso estaba cerrado", se defendió. "Hemos pedido a las autoridades francesas que nos aporten pruebas, documentos muy precisos, como los dossieres de expulsiones y los documentos entregados a los ciudadanos europeos expulsados", agregó Reding.

En particular, la Comisión Europea se muestra inquieta por una circular del gobierno fechada del 5 de agosto y enviada a la policía para desmantelar los campamentos ilegales, "con prioridad" los de gitanos. Esa nota fue rectificada al conocerse su existencia.

Francia expresó por su parte su satisfacción por no haber sido acusada de discriminación por la Comisión Europea, a la que aseguró que sus medidas no tienen como "objetivo ir contra una 'minoría' específica". El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Bernard Valero, prometió además que el gobierno "suministrará toda la información necesaria, como lo ha hecho hasta hoy" al ejecutivo comunitario.