•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

La marcha del jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, y su sustitución por el asesor Peter Rouse, anunciada ayer , abre una nueva etapa en la gestión del Gobierno del presidente de EU., Barack Obama.

Obama anunció el relevo en un acto en la sala Este de la Casa Blanca, rodeado de formalismos que normalmente sólo se reservan a los dignatarios extranjeros.

“Hoy es un día agridulce en la Casa Blanca. Estamos muy contentos por el nuevo desafío que acomete Rahm, para el que está muy bien cualificado, pero perdemos a un líder de nuestro Gabinete al que vamos a echar de menos”, afirmó ayer el Presidente de EU.

“No hubiéramos podido conseguir mucho de lo que hemos logrado si no hubiéramos contado con Rahm”, agregó.

Por su parte, un Emanuel muy emocionado, al que se le quebró la voz en varios momentos de su alocución al recordar a sus padres, aseguró que aunque se marcha a Chicago: “nunca abandonaré el espíritu de servicio”.

El ex jefe de Gabinete se deshizo en elogios al Presidente, del que afirmó que es “el líder más contundente posible para unos tiempos tan duros como éstos”.

Tanto Obama como Emanuel bromearon sobre el carácter impetuoso, y la tendencia a deshacerse en improperios, del ex jefe de Gabinete.