•   MINA SAN JOSÉ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los 33 mineros atrapados desde el pasado cinco de agosto en una mina al norte de Chile serán rescatados en “la segunda quincena de octubre”, adelantándose en dos semanas a las primeras estimaciones, dijo ayer viernes, el Ministro de Minería, Laurence Golborne.

En conferencia de prensa desde la mina, Golborne destacó el trabajo realizado por el equipo de ingenieros a cargo de las labores y señaló que “esto nos ha permitido estimar que el eventual rescate se pueda producirse en la segunda quincena de octubre”.

Para Golborne, este “es un elemento positivo que indica que algunas cosas están avanzando más rápido de lo originalmente previsto”.

Hasta ahora el Gobierno chileno estimaba que el rescate de los mineros que se encuentran atrapados a una profundidad de 700 metros, se produciría a comienzos de noviembre.

El Ministro de Minería, explicó que la nueva fecha del eventual rescate ya fue comunicada a los 33 trabajadores que están bajo tierra, y que incluso ellos estimaban, con sus propias mediciones, que su salida sería en la segunda quincena de octubre.

“El día de ayer (viernes) hemos conversado con los mineros”, quienes según Golborne, “han calculado en forma muy precisa cuánto avanzan los planes” A, B y C, a cargo de las perforaciones de los ductos que los conducirán hacia el exterior.

Tanto los mineros como el presidente de Chile, Sebastián Piñera, han sido informados de los avances sobre la fecha prevista para la fase final del rescate, según Golborne, que destacó que “el Presidente está informado en línea de lo que está ocurriendo cuando hay novedades importantes”.

“Están muy al tanto de lo que está ocurriendo acá en la superficie”, añadió el Ministro refiriéndose a los 33 mineros, entre los que figura un boliviano.

En cuanto a la definición exacta de la fecha del “Día D” o día del rescate final, Golborne indicó que se espera “ir afinando con mayor precisión en los próximos días”.

Para la autoridad gubernamental, las nuevas fechas surgen de los avances en las tres perforadoras que cavan por separado tres hoyos de hasta 700 metros de profundidad y de 66 a 70 centímetros de diámetro, por donde serán izados los mineros.

La perforadora más avanzada es la T-130, a cargo del denominado plan B, que según el ministro alcanzó 372 metros de los 630 metros que debe cavar en el diámetro final necesario para levantar la cápsula metálica en la que traerán a la superficie a los 33 mineros.