•   ASUNCIÓN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ingresó esta tarde a un hospital de la ciudad brasileña de Sao Paulo, donde se someterá a un tratamiento de emergencia ante una complicación en su terapia contra un cáncer.

El mandatario paraguayo, quien padece un cáncer linfático, llegó al hospital Sirio Libanés de Sao Paulo acompañado de una numerosa comitiva distribuida en varios vehículos y que incluía a su médico personal, Alfredo Boccia. Lugo ingresó al hospital en silla de ruedas. Sin embargo, ni los médicos que acompañan a Lugo ni los del hospital formularon declaraciones. En las anteriores visitas de Lugo al mismo hospital, la única comunicación existente fueron los boletines médicos.

Poco antes, el portavoz presidencial Augusto dos Santos había dicho en un contacto telefónico que el traslado de urgencia de Lugo a Sao Paulo "se debió a una contingencia de su salud, una formación en el cuello que tiene relación con lo oncológico (...) por sus bajas defensas". De acuerdo con el portavoz, sin embargo, "no se trata de un nódulo" cancerígeno.

Lugo se encontraba hospitalizado en una clínica en Asunción para recuperarse de una infección en la boca, pero su cuadro se agravó y el cuerpo médico responsable por sus cuidados decidió trasladarlo urgentemente al hospital en Sao Paulo donde realiza su tratamiento contra el cáncer.

Posible intervención quirúrgica para drenar líquido infeccioso
En su diálogo, Dos Santos añadió que Lugo se someterá a estudios y posiblemente iniciará un tratamiento de drenaje del problema que presenta en su cuello. Añadió que la previsión inicial es que el mandatario paraguayo permanecerá en el hospital hasta el fin de la próxima semana. El presidente puede ausentarse hasta cinco días del país sin pedir permiso al Congreso, pero si supera ese plazo el Senado debe autorizar su permanencia en el exterior. "El presidente será sometido a nuevos estudios y a una posible intervención quirúrgica para drenarle un líquido infeccioso" que le provocó un edema en la boca, declaró Boccia a la prensa aún en la capital paraguaya.

Lugo traspasó temporalmente el mando al vicepresidente Federico Franco en una ceremonia que se realizó en una clínica en Asunción, desde donde fue trasladado en una ambulancia hasta un aeropuerto militar para dirigirse a Sao Paulo en un avión privado que partió a las 14H30 locales (18H30 GMT).

El presidente presentaba un enrojecimiento en el rostro y una hinchazón pronunciada en el cuello, lo que motivó que se le practicara un estudio que detectó un proceso infeccioso entre la laringe y la columna vertebral, según indicaron fuentes médicas. "Las infecciones son peligrosas en pacientes sometidos a quimioterapia, porque ese tratamiento provoca una drástica caída de las defensas" inmunológicas, explicó Boccia.

El jefe del equipo médico que atiende a Lugo dijo además que "una colección de líquidos se observa en el mediastino" (tórax), donde el jefe de Estado tiene localizado un linfoma maligno. Hace una semana Lugo había dejado este mismo hospital para regresar a Asunción luego de haber sido sometido a una sesión de quimioterapia, la tercera que recibe desde que le fue diagnosticado el cáncer, hace un mes y medio.