•  |
  •  |
  • AFP

Dirigentes de la oposición cubana calificaron como un "regalo", una "mercancía de cambio" y una "jugada de engaño" del gobierno la próxima liberación de siete presos políticos, cuatro de los cuales viajarán a España, según anunció este viernes la cancillería del país europeo.

El opositor Oswaldo Payá, Premio Sajarov 2002, afirmó a la AFP que los presos "no deben ser relagados a cuentagotas" y, aunque saludó la liberación y agradeció los esfuerzos de España, dijo esperar que no sean "usados como trofeo o prenda de cambio por nadie".

"Esto no es un gesto, Cuba lo que hace es regalar estos presos, me parece una acto irrespetuoso del gobierno cubano. Montar un preso y ponerlo en un avión es una falta de respeto", afirmó Marta Beatriz Roque.

Para Roque, los cuatro que viajarán a España, parte del grupo de 75 opositores detenidos en marzo de 2003 y condenados a penas de entre seis y 28 años, están "cambiando la prisión por el destierro".

"Lo de siempre: utilizan a los presos como mercancía de cambio", dijo por su parte Vladimiro Roca, portavoz de Todos Unidos.

"Nos alegra que excarcelen a los presos políticos, pero es una decisión muy limitada tomando en cuenta que quedan alrededor de 240 en las cárceles", dijo el activista de los derechos humanos, Elizardo Sánchez, quien emite listas semestrales de reos políticos.

Según Sánchez, se trata de una "jugada de engaño para entretener a la opinión" por parte del gobierno provisional de Raúl Castro, al mando del país desde que hace 19 meses enfermó su hermano Fidel.

Para Roca, La Habana "entrega" a los presos "en un momento muy propicio" para el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, "ya que los puede utilizar como propaganda electoral de cara a las elecciones del 9 de marzo".

"Esperemos que esto sea el preludio de más liberaciones", afirmó a la AFP Laura Pollán, del movimiento Damas de Blanco, Premio Sajarov 2005 y creado para pedir la liberación de los 75 opositores arrestados en 2003.

El opositor moderado Manuel Cuesta Morúa consideró "positivo" que el gobierno cubano haya dado este paso y lo vio como un gesto de "buena voluntad para buscar la normalización de sus relaciones con la Unión Europea, y ayudar a Zapatero".

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, anunció la "decisión unilateral" de La Habana, y señaló que los cuatro que viajarán a su país lo harán con sus familiares cercanos, sin precisar nombres ni fechas.

El anuncio se realizó a cuatro días de la reunión en Madrid del mecanismo bilateral de diálogo sobre los derechos humanos.

Según fuentes de la disidencia, los cuatro que viajarán a España son Pedro Pablo Álvarez Ramos, Omar Pernet Hernández, José Gabriel Ramón Castillo y Alejandro González.