•   ROMA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Decenas de miles de personas se manifestaron el sábado por la tarde en Roma contra el jefe del gobierno, Silvio Berlusconi, en una concentración en la que la afluencia estuvo por debajo de la del primer “No Berlusconi Day”, que reunió a medio millón de personas en diciembre de 2009.

Según la prefectura, los manifestantes eran unos 50,000 y según los organizadores, un grupo cívico sin etiqueta política bautizado el Pueblo Violeta, eran unos 500,000.

El desfile salió de la Plaza de la República hasta la Plaza de San Juan de Latran, donde actuaron varios grupos musicales en un escenario en el que también intervinieron miembros de la sociedad civil.

Ataviados con bufandas violeta, los manifestantes agitaban pancartas con eslóganes dirigidos contra Berlusconi en las que ponían: “Dimettiti!” (“¡Dimite!”).

“Desde hace un año, las cosas no han mejorado en Italia, al contrario”, explicó a la AFP Paola, una empleada de farmacia, de 27 años.

“Me esperaba a que hubiera menos gente hoy”, señaló la joven, que explica esta menor movilización por el hecho que “no hay más efecto de novedad, pero también porque las televisiones no hablaron de nuestra manifestación”.

Según señalaba el blog del movimiento http://noberlusconiday2.wordpress.com/), las principales reivindicaciones de los manifestantes eran una ley sobre el conflicto de intereses para poner fin al control de Berlusconi de la información a través de su imperio mediático, una nueva Ley Electoral y comicios anticipados.

Unas perspectivas con pocos visos de prosperar, dado que Berlusconi, pese a las graves divisiones en el seno de su mayoría, obtuvo el miércoles y el jueves el voto de confianza del Parlamento. Las próximas elecciones legislativas están previstas en 2013.

“El mensaje que quiero enviar a este Gobierno, es que es tiempo de entrar en la legalidad. Han sido elegidos por el pueblo para trabajar, pero sólo piensan en sus intereses”, estimó Agostino De Pasquale, un ex carabinero de 55 años.

El Pueblo Violeta, que se creó en Internet, se define como un grupo ciudadano que representa a la sociedad civil más allá de sus simpatías políticas, aunque en la práctica la mayoría de sus apoyos vienen de la izquierda.

Entre los participantes en la manifestación del sábado se encontraba el principal sindicato italiano, el CGIL, de izquierda y que reivindica cinco millones de afiliados, y del Partido Demócrata (PD, de izquierda, principal partido de oposición) como su presidenta Rosy Bindi.

El movimiento cuenta también con el apoyo de la Italia de los Valores, el partido de oposición claramente anti-Berlusconi creado por el antiguo juez anticorrupción Antonio Di Pietro, él mismo presente en la manifestación de ayer sábado.