•   Quito  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró hoy que no permitirá la formación de grupos paramilitares en su país y señaló que existe un núcleo de policías "sin límites y sin escrúpulos" que constituye "un peligro latente para la seguridad".

En un encuentro con la prensa extranjera, Correa comentó que ese grupo policial cuenta "con claros lazos políticos". "Claramente detrás de esto está Sociedad Patriótica y los Gutiérrez", declaró el mandatario, en referencia al partido del ex presidente Lucio Gutiérrez.

Correa señaló que como en el caso del golpe de Estado en Honduras, grupos de oposición ecuatorianos reciben financiación de organizaciones "de extrema derecha" en Estados Unidos. El presidente insistió, sin embargo, en que el gobierno de Barack Obama "no tuvo nada que ver" con la sublevación.

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; y de Bolivia, Evo Morales, han dicho que Estados Unidos estuvo detrás de la insurrección. Por su parte, la fiscalía confirmó hoy que la policía ha detenido a cerca de cincuenta personas por su supuesta participación en la insurrección, que el gobierno interpretó como un intento de golpe de Estado e intento de asesinato del presidente Correa.

La fuente detalló que la mayoría de los detenidos pertenece a la institución policial. Asimismo, el ministro del Interior, Gustavo Jalkh, indicó telefónicamente a Efe que, según la Fiscalía, se trata de "una detención preventiva" de 24 horas y en función de la audiencia que se llevará a cabo hoy, "se determinarán otras medidas". Apuntó que se han detenido a unos 46 policías por su presunta participación en los hechos.

La detención para investigaciones de los policías se suma la de Fidel Araujo, un cercano colaborador del ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez.

Araujo aparece en unas imágenes de televisión durante las primeras horas de la protesta de policías en el Regimiento Quito Número Uno del pasado jueves, que derivó luego en la sublevación.