•   SAN JUAN / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El FBI ejecutó ayer en Puerto Rico la mayor operación de su historia contra la corrupción policial relacionada con el tráfico de drogas con la detención de más de un centenar de agentes y funcionarios.

Los detenidos en la operación incluyen a oficiales de la Policía de Puerto Rico, policías municipales, agentes del Departamento de Prisiones, miembros de la Guardia Nacional y ex oficiales de ley y orden, entre otros.

Las capturas son el resultado de la operación “Guard Shack”, traducida al español como “La caseta del guardián”, en la que intervinieron cerca de mil agentes del FBI (Oficina Federal de Investigaciones) llegados a la isla caribeña desde distintas jurisdicciones de Estados Unidos.

Los cargos contra los acusados incluyen conspiración con intención de distribuir drogas, intento de distribuir estupefacientes y la utilización de armas de fuego durante la comisión de crímenes relacionados con el narcotráfico.

El gran jurado encargado del caso acusó a un total de 133 policías, funcionarios públicos, militares, ex oficiales del Ejército y civiles, de los que ya fueron arrestados 130 durante el transcurso del día.

El FBI espera proceder a los arrestos de los otros tres en las próximas horas. El secretario de Justicia estadounidense, Eric Holder, destacó en una conferencia de prensa en Washington que la operación es considerada la más importante ejecutada hasta el momento por el FBI por el número de detenidos, los agentes implicados y la logística que envolvió el operativo.