•   MINA SAN JOSÉ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Cientos de personas arribaron ayer miércoles a la mina San José mientras carpas y antenas satelitales se instalan, señal de una expectativa incontenible ante el rescate de los 33 mineros que podría ocurrir en los próximos días.

El avance de 53 metros de una de las perforadoras, que quedó a poco más de 100 metros de distancia de los mineros, y la llegada del equipo encargado del operativo para izar a los hombres atrapados a la superficie aumentaron el miércoles la esperanza de que el rescate se concretará antes de lo previsto.

Fue la máquina T-130, a cargo del segundo plan de rescate, la que avanzó 53 metros en 16 horas entre martes y miércoles para llegar a 519 m sobre un total de 624 metros.

“Hemos avanzado 53 m, alcanzando los 519 m de avance en la perforadora del plan B”, señaló André Sougarret, jefe de la operación de rescate, en rueda de prensa.

No obstante esta máquina iba a ser detenida ayer miércoles durante algunas horas, para preparar su paso por una zona que el ingeniero consideró “de alto riesgo”, pues pasará cerca de una galería o un espacio abierto al interior del cerro.

“Estamos a un metro de una galería, por lo tanto existe la posibilidad de rompimiento de esa galería. Lo que estamos haciendo es bajar la velocidad de perforación de manera tal de pasar suavemente y, una vez que lleguemos a los 535 metros, retomar el ritmo que estamos llevando hasta el momento”, explicó.

Sólo faltan 100 metros

“Todavía faltan 100 metros; viene una etapa difícil, en el pozo anterior, pasamos por una zona de falla, tenemos que pasar esta zona complicada, por lo tanto es prematuro hablar del sábado próximo para el final de la construcción del pozo”, agregó Sougarret en referencia a esa fecha, evocada por un funcionario.

Una vez finalice su excavación se verá también si procede la colocación de tuberías metálicas sobre el ducto por el cual emergerán los mineros, una decisión clave según los técnicos.

Si se decide no revestir el pozo y dejar la roca viva, el rescate podría hacerse pocos días después de que finalice la perforación, pero si en cambio se instalan las tuberías, la operación se retrasaría al menos una semana.

Sougarret reiteró que la decisión de revestir o no se tomará una vez se llegue con la máquina adonde están los mineros.

Llegan cápsulas

Señal de la inminencia del desenlace es que este miércoles llegaron a la mina San José dos de las tres cápsulas metálicas construidas por la Marina chilena para la extracción de los mineros.

También llegó en siete camiones de alto tonelaje el sistema de grúa que será armado en los próximos días para sacar a los mineros.

Los camiones fueron recibidos en medio de aplausos de familiares, tal como lo han hecho ante la llegada de otros elementos para el rescate.

Los familiares entonaron también el tradicional grito “Chi, Chi, Chi, le, le, le ... los mineros de Chile”, al paso de los gigantescos camiones.

Presentan equipo de socorristas
Igualmente el equipo de socorristas fue presentado también este miércoles a la prensa.

Se trata de 11 socorristas de la estatal Corporación Nacional del Cobre (Codelco), otros dos especialistas de la Región de Atacama (donde se halla la mina San José) y tres enfermeros navales.

Uno de los socorristas de Codelco y uno de los paramédicos navales serán los primeros en descender y tomar contacto con los mineros, atrapados a 700 metros de profundidad por ya más de dos meses.

Los nuevos desarrollos fueron recibidos con alegría por los familiares de los mineros, que aguardan desde el mismo día del derrumbe en las afueras del yacimiento San José, donde ya casi no queda espacio ante el incremento de personal de apoyo y periodistas.

“Es una alegría, estamos a punto de tenerlos con nosotros”, afirmó a la AFP, María Segovia, hermana del minero Darío Segovia y una de las principales líderes del ‘Campamento Esperanza’, donde existía una mezcla de satisfacción e impaciencia.

Cada día que pasa, como una señal de que el ‘Día D’ está cada vez más próximo, aumenta la presencia de periodistas, las que han copado las ruedas de prensas que se organizan cada día.

Su masiva presencia ha implicado ocupar más espacios para el “equipo de guerra” que acompaña a los medios: casas rodantes, equipos móviles de transmisión e incluso carpas para dormir.

Cada día que pasa el espacio es menor y todo apunta a que la situación logística se hará más crítica a medida que se aproxime el día ‘D’.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus