•   KOLONTAR  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades húngaras aún no pueden precisar hasta qué punto va a afectar al río Danubio la llegada de los lodos tóxicos vertidos el lunes tras la rotura de una presa en una fábrica de aluminio y que ha contaminado ya 40 kilómetros cuadrados de suelo y las aguas de varios cauces.

"Lamentablemente no es una situación clara" explicó en la zona del desastre Tibor Dobson, responsable de los tareas de limpieza. Indicó que "no se puede descartar la destrucción de la fauna" en la cuenca del Danubio, ya que aunque el PH del agua ha bajado desde el valor de 13, incompatible con la vida, que alcanzó ayer, aún está en un nivel que puede ser peligroso.

Pese a esa cautela, Dobson insistió en destacar la importancia de que el PH del agua contaminada que ha llegado al Danubio tenga ya un valor de 9. Además, confió también en que la disolución del lodo sea mucho más rápida en el Danubio, al ser un río mucho más caudaloso que los afectados hasta ahora.

Alexa Antal, de WWF-Adena, se mostró también optimista ya que los datos que manejan hablan de un PH por debajo de 10, "mejor de lo que se esperaba", señaló. "No sabemos el daño exacto pero se ha diluido y creemos que no va a ser una catástrofe", añadió.

"Barro rojo" entra en el Danubio
El vertido de lodos tóxicos que ha arrasado una superficie de 40 kilómetros cuadrados y varios ríos en el oeste de Hungría ha ocurrido a las puertas del Danubio, la segunda vertiente más larga de Europa y un pilar en la historia, la economía y la cultura de los diez países por los que pasa.

El responsable local de Greenpeace, Zsolt Szegfalvi, aseguró que su organización ha recuperado también peces muertos en el río Raba. La situación parece mejor en lo que afecta a las aguas subterráneas, que según Dobson no se van a ver afectadas.

Las alarmas sonaron hoy, cuando la oleada de "barro rojo", altamente cáustico, entró en el caudal del Danubio, pues si bien la concentración de metales pesados en las aguas se ha reducido y el riesgo de contaminación es más bajo, reina la incertidumbre sobre su efecto en los delicados ecosistemas de la cuenca del gran río.

El accidente ocasionó el vertido de un millón de metros cúbicos de "barro rojo", una sustancia extremadamente cáustica y cargada de metales pesados, por lo que Croacia ha puesto en alerta la inspección de las aguas del río, que pasa por 137 kilómetros en el este, formando la frontera natural con Serbia.

Según comunicó la Administración estatal de protección y salvamento (DUZS), el control intensificado seguirá en los próximos días para detectar a tiempo la posible llegada de las aguas contaminadas.

Tomarán las debidas precauciones
También las autoridades serbias han anunciado que adoptarán medidas de precaución, ante todo, para proteger a la flora y la fauna.

En Serbia el Danubio no es usado como fuente de agua potable, pero es navegable en la totalidad de los 588 kilómetros que el río recorre por este país, donde baña la amplia y fértil llanura de Panonia, en Vojvodina, hábitat de pájaros y otros animales y destino favorito de numerosos pescadores y turistas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus