•   MINA SAN JOSE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La perforación por donde deben ser izados a la superficie los 33 mineros atrapados desde hace dos meses en un yacimiento en Chile podría llegar hasta ellos este sábado, comenzando una cuenta atrás para el rescate, que se daría entre dos y diez días después.

La máquina T-130, la más avanzada de las tres perforadoras que excavan en dirección a los mineros, llegó a unos 90 metros de donde se encuentran los trabajadores, a los que contactaría este sábado, declaró el ministro de Minería, Laurence Golborne.

En la mina, donde con el paso de las horas el ambiente se vuelve cada vez más febril, hoy se realizaba un ensayo general del operativo médico que seguirá al rescate. a perforadora alcanzó los 535 metros sobre los 624 totales y debería llegar adonde se hallan los mineros "dentro del fin de semana, presumiblemente en torno al día sábado; puede ser una fecha razonable", declaró el ministro. "Con un poco de suerte se podrá adelantar del sábado al viernes pero ya veremos lo que ocurre en las distintas instancias de perforación" y "dependiendo de si hay necesidad de cambiar martillo o no", lo cual ha sucedido con frecuencia en estos días, señaló.

Una vez que finalice su perforación y alcance a los mineros, transcurrirán al menos tres días antes de que se concrete el rescate final de los mineros, atrapados desde el 5 de agosto pasado a unos 700 metros de profundidad. El plazo podría extenderse hasta ocho o diez días si se decide revestir el túnel con tubos de metal, un proceso denominado 'encamisado'. "Esperamos romper en torno al día sábado y luego de eso esperamos un rescate que se pueda producir más tres, más ocho, más diez días, dependiendo de las decisiones que se tomen", señaló el ministro.

Luego indicó que "esperamos romper en torno al día sábado. Una vez que se ha roto la galería el proceso de rescate va a tomar varios días, dependiendo del encamisado o no. Eso puede tomar ocho días y sin encamisado puede tomar dos o tres, dependiendo de la instalación de la grúa y los sistemas de rescate, por lo tanto no hay una fecha concreta o específica", agregó. Revestir (encamisar) o no el hoyo con un tubo metálico es una decisión que los ingenieros tomarán una vez la perforación haya llegado a los mineros y se haya revisado el estado del hoyo.

Estudian ansiedad de los mineros
Por su parte el ministro de Salud, Jaime Mañalich, aseveró que era importante estudiar y manejar la ansiedad de los mineros ahora que se aproximaba el rescate. Mañalich comentó que se les ha explicado que la llegada de la perforadora hasta ellos "no significa que van a ser rescatados inmediatamente porque hay que sacar todas las faenas mineras de arriba, instalar las grúas, instalar todos los dispositivos finales para el rescate". "Lo mínimo que se requiere son tres o cuatro días más sin contar la probable necesidad de encamisado del total o parte del túnel", agregó.

Como prueba de la inminencia del rescate, hoy se realizaba en las afueras de la mina San José un ensayo general del operativo médico que se seguirá una vez que los mineros alcancen la superficie, incluyendo el sobrevuelo de los helicópteros en los que los mineros serán trasladados hasta un hospital en la cercana ciudad de Copiapó. "El ensayo es de todo el proceso de evacuación, movimientos de helicópteros hacia la llegada del hospital de Copiapó para tener prevista las situaciones que se pudieran producir en estas instancias", explicó Golborne. "Mientras más veces hagamos ensayos, menos problemas vamos a tener, más coordinados vamos a estar. Cada paso va a estar calculado, cada riesgo va a ser minimizado", señaló de su lado el gerente regional de la Asociación Chilena de Seguridad (ASCH), Alejandro Pino.

Mientras esperan con ansias ser rescatados, los 33 mineros expresaron ya su deseo de permanecer unidos después de superar esta tragedia. "Ellos se califican a sí mismos 'los 33'. Su gran preocupación es que son de distintos lugares de Chile y cómo se mantienen unidos. Ellos quieren seguir unidos después del rescate", agregó Pino, que mantiene un contacto casi a diario con los trabajadores. "Creo que se han hecho un grupo importante, han aprendido a manejar sus diferencias", agregó sobre los trabajadores que soportaron los primeros 17 días de encierro sin contacto con la superficie, en penumbras y alimentados sólo con un bocado de atún y medio vaso de leche cada 48 horas.