•   LA PAZ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Al menos 10 diarios independientes de Bolivia, protestaron ayer jueves dejando sus portadas en blanco con apenas la inscripción “sin libertad de expresión no hay democracia”, en protesta por una ley de inminente aprobación en el Senado que pone en estado de vulnerabilidad a los medios de comunicación.

La frase fue colocada en cuatro líneas sobre un fondo blanco en el centro de las portadas de los periódicos El Deber (Santa Cruz), La Prensa (La Paz), Los Tiempos de Cochabamba, Correo del Sur de Sucre y El Potosí, todos pertenecientes a un consorcio privado local de medios escritos. Al menos otros cuatro diarios del interior también protestaron de la misma forma.

Por su parte, el diario Página Siete de La Paz, publicó en sus páginas interiores un editorial advirtiendo que “la amenaza de que algún medio de comunicación sea cerrado es una posibilidad más propia de las dictaduras que de la democracia”.

La protesta rechaza la ley contra el racismo que fue promovida por el partido gobernante Movimiento al Socialismo, MAS, y que actualmente es tratada en la cámara de Senadores, de mayoría oficialista.

Protesta contra dos artículos en concreto
La norma contiene dos artículos que son rechazados por los sindicatos de prensa y dueños de medios locales, quienes los califican de atentatorios contra la libertad de expresión.

“Proponemos modificaciones o que se eliminen los artículos 16 y 23 que no cambian el fondo de la ley contra el racismo”, dijo a la AFP Daniel Villavicencio, un periodista que asumió el jueves una huelga de hambre con otros cinco trabajadores en el sindicato de trabajadores de la prensa de Bolivia, en La Paz.

El artículo 16 de la nueva ley señala que “el medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento”.

Mientras tanto el artículo 23 indica que cuando el hecho sea cometido por un trabajador de un medio de comunicación “no podrá alegarse inmunidad ni fuero alguno”.

“Se habla de sanciones penales, que los periodistas podemos ir a la cárcel. Cuando estemos entrevistando a una persona y esta persona emita un criterio racista se sanciona al medio y al periodista; ese es el temor que tenemos”, agregó Villavicencio.

Rechazo de periodistas y dueños de medios
Las patronales Asociación Nacional de la Prensa, (ANP, y Asociación Boliviana de Radiodifusoras de Bolivia (Asbora) mantienen la misma línea y exigen la eliminación de ambos artículos. Sus dirigentes se reunieron el martes pasado con el presidente Evo Morales para expresarle sus objeciones a la legislación.

Los sindicatos de medios de prensa de las regiones de Oruro, Tarija, Cochabamba, Santa Cruz y Beni, en el interior del país, anunciaron ayer jueves que también asumirán movilizaciones en rechazo a la nueva ley antirracista.

La Iglesia Católica y la derecha opositora al gobierno de Evo Morales expresaron su respaldo a la protesta de los medios de prensa.

Morales dijo en conferencia de prensa que la libertad de prensa “está garantizada”, pero advirtió que “no podemos permitir que sobre el pretexto de esa libertad se practiquen el racismo y la discriminación; el racismo es lo más antidemocrático”.