• MINA SAN JOSÉ |
  • |
  • |
  • AFP

El martes a medianoche (03H00 GMT del miércoles) debe comenzar el histórico rescate de los 33 mineros atrapados en un yacimiento en el norte de Chile, que serán izados, uno por uno, a lo largo de 622 metros, en una cápsula que fue probada este lunes con todo éxito. "Estamos esperando iniciar el proceso de rescate a partir de las cero horas del día miércoles" (03H00 GMT), sostuvo el ministro Laurence Golborne en conferencia de prensa, mientras la expectativa crece entre los familiares acampados en torno al yacimiento San José.

El presidente Sebastián Piñera, quien visita Quito para expresar su respaldo al gobernante ecuatoriano Rafael Correa tras una rebelión policial, manifestó que Chile ha realizado todos los esfuerzos para "terminar con el rescate de los 33 mineros sanos y saludables, y ese día está más cerca que nunca".

Piñera utilizó el rescate como una metáfora para Chile. Será "un verdadero renacimiento no sólo para los 33 mineros sino que también para el espíritu de unidad, fuerza, fe y esperanza" de Chile, aseveró el presidente.

Golborne informó que esta madrugada se realizó con éxito una prueba con la cápsula que se usará para izar a la superficie a los mineros, la que alcanzó los 610 metros sobre un total de 622 metros del ducto por el cual serán emergidos.

Reina la impaciencia y el nerviosismo
Los familiares, alojados desde hace un par de meses en el campamento Esperanza, en inmediaciones de la mina, recibieron con tranquilidad las informaciones, que comentaban unos con otros en voz baja. Pero tienen la impaciencia y el nerviosismo a flor de piel. "Ya no aguantamos más. Queremos tenerlos pronto con nosotros", afirmó Clarina Segovia, hermana del minero Víctor Segovia, uno de los 33 mineros que quedaron sepultados en la mina el 5 de agosto por un derrumbe.

Otros están preocupados por la ansiedad de sus mineros, con los que se comunican regularmente en video conferencias. "Está muy contento, pero muy, muy nervioso", contó Alberto Segovia tras hablar con su hermano Darío, otro de los mineros sepultados. Carolina Narváez, esposa del minero Raúl Bustos, relató que su marido "está feliz y lo único que quiere es salir".

El ministro Golborne manifestó que el operativo podría comenzar antes de la hora señalada. "Si es posible y el cemento fragua antes de los previsto y no tenemos inconvenientes y si se pudiera adelantar, sería maravilloso", afirmó. "Pero vamos a tomar todo el tiempo que sea necesario para asegurar la adecuada concreción de estos planes en un rescate seguro", agregó.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, expresó que cuatro rescatistas bajarán hasta donde se encuentran los trabajadores, antes de comenzar el rescate.

Preparan recibimiento de los 33 héroes
Los familiares ya preparan el gran recibimiento de sus 33 héroes, 32 chilenos y un boliviano, en el campamento Esperanza, ante cientos de periodistas que han llegado hasta el desierto de Atacama para asistir el final de esta saga. Para recibir a los mineros, además de Piñera se espera también la presencia del Presidente boliviano, Evo Morales.

El trayecto en la cápsula hacia la superficie sumado al tiempo para que baje a buscar a otro minero tardará alrededor de una hora, por lo que se estima que será necesario un día y medio para completar la operación de rescate.

Hoy, el comandante de la Armada Renato Navarro, quien participa en el operativo de rescate final, dijo que los primeros en salir "no son necesariamente los más jóvenes pero sí los más hábiles". "Ellos nos podrán decir cómo fue el viaje desde el punto de vista del minero. Si al principio se siente un ruido enorme o al final, para avisarle a los demás y que estén tranquilos", apuntó.

Una vez en la superficie, los que se encuentren en buen estado, pasarán unas horas con su familias para el ansiado reencuentro y de allí partirán en un vuelo de pocos minutos en helicóptero al hospital de Copiapó para una revisión médica. El fin de semana fue de una celebración tras otra en el campamento Esperanza, luego de que una de las perforadoras alcanzó el sábado el taller donde estaban los mineros, a 622 metros bajo tierra.

Los mineros conversaron con sus familias el sábado y el domingo. "Lloraron, se abrazaron entre ellos" para celebrar su inminente rescate, contó Alberto Segovia, hermano de Darío Segovia, otro de los atrapados. Unos dos días después podrán festejar a lo grande. Y casi todos los familiares ya preparan su propia fiesta.

Luis Galleguillos relató que tuvo un encargo muy especial de su amigo y vecino de toda la vida, el minero Esteban Rojas. "Me pidió que prepare una gran fiesta", narró.

Rojas se casará por el rito católico con Jessica Yáñez, y ya los amigos han convocado a una una gran celebración para lo cual una calle permanecerá cerrada hasta altas horas de la noche. A la semana habrá un almuerzo con sus más allegados: "Allí nos podrá contar todo lo que ha vivido allá abajo", narró.