elnuevodiario.com.ni
  • CULIACAN |
  • |
  • |
  • AFP

Ocho policías fueron emboscados en el estado mexicano de Sinaloa, feudo del capo más buscado de México y Estados Unidos, Joaquín "El Chapo" Guzmán, ubicado al noroeste del país.

El ataque contra los policías que se desplazaban a bordo de varias patrullas fue perpetrado por un grupo de hombres armados con fusiles, afirmó bajo anonimato una fuente de la oficina de prensa de la fiscalía estatal. El ataque ocurrió a la altura del municipio de la Angostura, a unos 90 km al norte de Culiacán, capital de Sinaloa.

Los policías comenzaban su recorrido de rutina por ese lugar cuando sorpresivamente fueron atacados a balazos, añadió la fuente. "Al menos son ocho muertos, cinco de ellos de la policía estatal preventiva y tres de la municipal, que formaban parte del operativo para combatir robos y asaltos", señaló la fuente. "Todo parece indicar que los agentes iban en cuatro patrullas circulando cuando fueron alcanzados por los homicidas, quienes iban en tres o cuatro vehículos, en convoy, como suelen operar en estos casos", prosiguió.

Cientos de cartuchos percutidos de armas de grueso calibre fueron encontrados en la zona de la agresión. Cerca del lugar del ataque fue localizada una camioneta abandonada con impactos de bala y la marca de una "X", símbolo que utilizan los sicarios del cártel de Sinaloa para identificar los vehículos en que se trasladan en caravanas para realizar sus ataques, según la policía.

Según versiones de prensa, un comando de al menos 27 vehículos con la letra "X" se desplazó días atrás por la zona provocando el pánico de los habitantes de la localidad de Guamúchil, al balear sin causa aparente un par de negocios.

El cártel de Sinaloa que lidera Guzmán, prófugo desde 2001 cuando escapó de una cárcel de alta seguridad, es considerado como la principal de las siete organizaciones criminales que controlan el tráfico de drogas en México. Con 1.700 personas asesinadas este año y 1.200 en 2009, según cifras oficiales, Sinaloa es uno de los tres estados mexicanos con mayores índices de homicidios atribuidos al narcotráfico.

En México se han registrado más de 28.000 homicidios desde diciembre de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los cárteles de droga, que ha incluido el despliegue de 50.000 militares y miles de policías, quienes han sufrido varias emboscadas mortales.