• MINA SAN JOSÉ |
  • |
  • |
  • AFP

El rescate de los 33 mineros soterrados desde hace 69 días en una mina en el norte de Chile comenzará en torno de las 23H00 GMT de hoy con la salida del minero más hábil "de apellido Avalos", informó el presidente Sebastián Piñera en el yacimiento.

Florencio Avalos, de 31 años, capataz de la mina San José y considerado el más hábil por los socorristas, sería el primero en ser izado en una pequeña cápsula a lo largo de un ducto de 622 metros y 66 centímetros de diámetro, precisó una fuente del gobierno que requirió el anonimato. "Estamos muy felices, muy contentos", explicó el tío de Florencio, Alberto Avalos, en el campamento La Esperanza aledaño a la mina, atiborrado por unos 2.000 periodistas de todo el planeta, que interrogan sin cesar a los pacientes familiares de los mineros.

El presidente anunció que el primer minero que saldrá "es de apellido Avalos" y añadió que el rescate comenzaría en poco más de dos horas más, cuando eran las 20H40 GMT, tras llegar a la mina (800 km al norte de Santiago). Pero hay tres Avalos en la mina, su hermano Renan de 29 años, y Samuel, que no es pariente y tiene 43 años.

La fuente del gobierno precisó que el segundo en salir será el electricista Mario Sepúlveda, de 39 años, y el tercero el operador de maquinaria pesada, el boliviano Carlos Mamani, de 23.

Avalos, Sepúlveda y Mamani son considerados los más hábiles del grupo, capaces de poder sortear algún inconveniente de último minuto. Se ignora la identidad de quienes les seguirán, pero está establecido que les sigan un grupo de diez más débiles, y luego los más fuertes. "Esta historia comenzó como una posible tragedia y esperamos que en unas horas más termine con una verdadera bendición", afirmó Piñera a los periodistas.

El 5 de agosto a las 14H00 (18H00 GMT) locales se produjo el derrumbe que los sepultó. El 22 de agosto los mineros fueron detectados por una de las sondas que perforaron el cerro buscándolos, adherida a la cual uno de los mineros envió el célebre mensaje: "Estamos bien en el refugio los 33". Tres máquinas iniciaron las perforaciones de ductos por los que pudieran ser extraídos y el sábado pasado una de ellas lo logró, tras 33 días de trabajo.

Crece la expectación
A medida que transcurren las horas, crece la expectación entre los familiares, muchos de los cuales no pudieron conciliar el sueño. "Anoche no pude dormir por la ansiedad", afirmó Yéssica Yáñez, que espera a su marido, el minero Esteban Rojas, en su carpa del campamento Esperanza, que creció hasta convertirse en un pueblo en estos dos meses.

"Yo lo espero ansiosa, nunca habíamos estado tanto tiempo separados", cuenta Cristina Núñez, esposa del minero Claudio Yáñez, resumiendo un sentimiento generalizado.

Piñera y Morales presencian juntos el rescate
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, arribó ya a la mina para presenciar el rescate. Se espera que también lo haga en las próximas horas el mandatario boliviano Evo Morales, quien repatriará a la familia de Carlos Mamani.

Piñera recorrió el campamento, se informó sobre los detalles del rescate, que conlleva el izamiento uno a uno de los mineros en una cápsula de metal de 4 metros de alto y 450 kilos de peso, dotada de oxígeno, equipo de comunicación y arneses de alta tecnología que miden los signos vitales.

La cápsula avanzará a una velocidad de 1 metro por segundo (equivale a la de una caminata lenta) a través de un ducto de 622 metros de largo y 66 centímetros de diámetro, cavado durante más de un mes. El ascenso mismo durará unos 15 minutos, y el tiempo estimado de salida entre minero y minero es de una hora.

Una baliza con luces y una alarma similar a la de una ambulancia anunciarán el momento en que cada uno de los mineros esté a punto de salir a la superficie para alertar a los equipos médicos, explicó el ministro de Salud, Jaime Mañalich. "El hecho que se activen estas alarmas no significa nada raro, es simplemente una señal de alerta para poner al equipo tanto de rescate como médico en posición de máxima alerta, de adrenalina máxima, para que cada persona se comporte de acuerdo a lo que se ha ensayado", sostuvo.

En buenas condiciones para el largo ascenso
Jean Romagnoli, uno de los médicos encargados del rescate, indicó que los 33 están en buenas condiciones para el largo ascenso. Ayer se hicieron las pruebas exitosas con la cápsula, sin alcanzar todavía a los mineros, aunque el ingeniero jefe André Sougarret advirtió que "siempre hay riesgo al transportar personas en un sistema vertical", por "la caída de rocas y que alguna de las cápsulas se atasque".

Los médicos estiman por su parte que el mayor peligro es un ataque de pánico durante el ascenso. Cada minero será atendido por un médico inmediatamente después que arribe a la superficie. Después pasarán a módulos especiales, donde podrán reunirse con dos o tres familiares.

Desde allí serán llevados en helicóptero a una base militar (en un trayecto de unos 12 minutos) en Copiapó, a 45 km de allí, y luego recorrerán unos 300 metros a un hospital estatal de la ciudad, donde se ultimaba detalles para darles la bienvenida, al igual que en varias poblaciones de Copiapó.

Unos 2.000 periodistas están en la mina para cubrir la noticia, a los que los propios mineros les pidieron "paciencia". "Ellos tienen mucha fuerza, mucho coraje y muchas cosas que contar, pero que primero les permitan disfrutar de sus familias, y les permitan tener largos abrazos con sus esposas, hijos y nietos", transmitió Alejandro Pino, quien impartió clases de oratoria a los trabajadores para enfrentar a la prensa.