elnuevodiario.com.ni
  •   VESZPREM  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades húngaras decidieron hoy reanudar la actividad de la fábrica de bauxita-aluminio causante del accidente industrial del 4 de octubre, que provocó la peor catástrofe ecológica en la historia del país y dejó nueve muertos, según el último balance. "Ya hemos iniciado el calentamiento industrial" y tan pronto se alcance la buena temperatura "reanudaremos la producción, mañana o viernes", afirmó Gyorgy Bakondi, comisario del gobierno encargado de administrar esa empresa, en una rueda de prensa común con el ministro del Interior, Sandor Pinter.

Este último indicó que "la vida es de nuevo segura en Devecser", la pequeña ciudad duramente afectada por el lodo rojo tóxico vertido hace nueve días.

Las autoridades decidieron levantar "el estado de pre-evacuación" vigente en esa ciudad desde el sábado pasado, tras la evacuación de Kolontar, el pueblo vecino que recibió la mayoría del flujo de lodo tóxico. Pinter indicó también que los habitantes de Kolontar podrían regresar a sus casas el sábado.

Un nuevo dique debe proteger en el futuro a la población de una eventual nueva inundación. "No habrá más catástrofes", aseguró Tibor Dobson, responsable regional de los servicios de lucha contra las catástrofes, en una entrevista radiofónica.

El tribunal municipal de Vezprem decidió por su parte "la puesta en libertad inmediata" del Zoltan Bakonyi, el director general de la empresa MAL -gestora de la fábrica- detenido por la policía el lunes, declaró a los periodistas su abogado, Janos Banati, sin dar más detalles.

Parlamento aprueba nacionalización de MAL
El parlamento húngaro había aprobado ayer la nacionalización de la empresa y nombró como nuevo director al jefe nacional de los Servicios de Lucha contra las Catástrofes, Gyorgy Bakondi, quien reportará "directamente al primer ministro y trabajará bajo su dirección durante un periodo de dos años".

Aunque las causas del accidente aún no fueron esclarecidas, la empresa MAL fue responsabilizada por varios miembros del Gobierno, que la acusaron de haber sobrecargado los depósitos de reserva. El secretario de Estado de Medio Ambiente, Zoltan Illes, aseguró que la empresa podría enfrentarse a una multa de 73 millones de euros (unos 100 millones de dólares). La compañía negó estas acusaciones.

El número de muertos debido al accidente ascendió a nueve con la muerte de una persona anciana, que sucumbió a sus heridas en el hospital donde se encontraba internada, indicaron los servicios de rescate. El accidente químico más grave registrado hasta hoy en Hungría hirió además a 150 personas, de las cuales 45 permanecen hospitalizadas, una de ellas en estado grave.

El 4 de octubre, una marea de lodo rojo altamente tóxico que se escapó de un depósito agrietado de la fábrica, explotada por el grupo húngaro MAL, se derramó en una superficie de 40 km2, destruyendo el ecosistema de los ríos Torna y Marcal, y bajo forma de líquido, llegó a Raab, afluente del Danubio, para después afectar a este mismo gran río.

Según las últimas estimaciones de los expertos, se derramaron entre 600.000 y 700.000 m3 de lodo tóxico, algo menos que la marea negra ocurrida que a fines de abril se generó en el Golfo de México, luego del accidente de una plataforma petrolera del grupo British Petroleum (BP).