•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Hugo Chávez evitó comentar hoy las declaraciones de la justicia española sobre los deberes del Estado venezolano de juzgar o extraditar al presunto etarra Arturo Cubillas y se dijo objeto de una campaña que pretende vincularlo al terrorismo.

"Aquí hay un empeño desde hace varios años y ese empeño va a seguir fraguando. El empeño es tratar de que el mundo crea que yo soy terrorista o apoyo el terrorismo, que soy narcotraficante o apoyo el narcotráfico", declaró Chávez a periodistas antes de viajar a Rusia en visita oficial.

El fiscal general del Estado español, Cándido Conde-Pumpido, pidió hoy a Venezuela que investigue y juzgue o que entregue a Cubillas, sobre quien pesa una orden de detención de la justicia española desde marzo.

"A palabras necias, oídos sordos (...) Ya a eso se ha respondido", zanjó el mandatario venezolano. "Se valen de cualquier cosa (...) de no sé qué cosa que dijeron en España. Y tienen un gran aliado que es la extrema derecha española", agregó.

La justicia española considera a Cubillas, que tiene nacionalidad venezolana y es funcionario del ministerio de Agricultura, "responsable de ETA en esa zona de América desde el año 1999, encargándose de coordinar las relaciones con la guerrilla colombiana de las FARC y la participación de integrantes de la ETA en cursillos de explosivos".

El lunes, Cubillas pidió al ministerio Público venezolano que lo investigue, argumentando su "indefensión" ante estas acusaciones, lo cual fue aceptado por la Fiscalía.

Cubillas llegó a Venezuela en 1989 como parte de un grupo de once etarras recibidos como refugiados políticos en virtud de un acuerdo entre los gobiernos venezolano y español.