•   VESZPREM / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades húngaras decidieron ayer miércoles reanudar la actividad de la fábrica de bauxita-aluminio causante del accidente industrial del 4 de octubre, que provocó la peor catástrofe ecológica en la historia del país y dejó nueve muertos, según el último balance.

“Ya hemos iniciado el calentamiento industrial” y tan pronto se alcance la buena temperatura “reanudaremos la producción, jueves o viernes”, afirmó Gyorgy Bakondi, comisario del Gobierno y encargado de administrar esa empresa, en una rueda de prensa común con el ministro del Interior, Sandor Pinter.

Este último indicó que “la vida es de nuevo segura en Devecser”, la pequeña ciudad duramente afectada por el lodo rojo tóxico vertido hace nueve días.

Las autoridades decidieron levantar “el estado de preevacuación” vigente en esa ciudad desde el sábado pasado, tras la evacuación de Kolontar, el pueblo vecino que recibió la mayoría del flujo de lodo tóxico.

Pinter indicó también que los habitantes de Kolontar podrían regresar a sus casas el sábado.

Un nuevo dique debe proteger en el futuro a la población de una eventual nueva inundación. “No habrá más catástrofes”, aseguró Tibor Dobson, responsable regional de los Servicios de Lucha contra las Catástrofes, en una entrevista radiofónica.

El tribunal municipal de Vezprem decidió por su parte “la puesta en libertad inmediata” del Zoltan Bakonyi, el Director General de la empresa MAL --gestora de la fábrica-- detenido por la Policía el lunes, declaró a los periodistas su abogado, Janos Banati, sin dar más detalles.