• CIUDAD DEL VATICANO |
  • |
  • |
  • AFP

El papa Benedicto XVI reiteró el compromiso de la Iglesia católica "a favor de la paz, la justicia y la reconciliación" en Colombia, al recibir en el Vaticano al nuevo embajador de ese país ante la Santa Sede, César Maurizio Velásquez Ossa.

"Tuve ya la oportunidad de apremiar a los obispos colombianos para que (...) sigan sirviendo con entusiasmo a todos, especialmente a los más desfavorecidos, llevándoles un mensaje de paz, de justicia y de reconciliación", aseguró el Papa ante el nuevo diplomático, quien presentó sus cartas credenciales.

El pontífice reiteraba así el mensaje enviado el 30 de junio del 2008 a la Conferencia Episcopal de Colombia, con motivo del centenario de su fundación. "En esta apasionante tarea, la Iglesia en Colombia no exige privilegio alguno", recalcó el Papa.

En su discurso, Benedicto XVI garantizó que la Iglesia continuará promoviendo "la educación de las nuevas generaciones, el cuidado de los enfermos y ancianos, el respeto a los pueblos indígenas y sus legítimas tradiciones, la erradicación de la pobreza, el narcotráfico y la corrupción", aseveró. Igualmente menciona "la atención a los presos, desplazados, emigrantes y trabajadores, así como la asistencia a las familias necesitadas", subrayó. "Se trata, en definitiva, de continuar prestando una leal colaboración para el crecimiento integral", afirmó el jefe de la Iglesia católica.

Iglesia defiende la vida
El Papa reiteró que la Iglesia defiende la vida "desde su concepción hasta su término natural" y "el derecho a nacer y a vivir en una familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer", dos temas que suscitan debate en todo el continente.

El pontífice alemán aseguró que ora "por quienes en Colombia han sido injusta y cruelmente privados de libertad", así como "por las víctimas de la violencia en todas sus formas". "Suplico a Dios que se ponga de una vez fin a tanto sufrimiento, y que todos los colombianos puedan vivir reconciliados y en paz en esa bendita tierra, tan colmada de recursos naturales, de hermosos valles y encumbradas montañas", afirmó.

El Papa, que en su discurso describe las bellezas naturales de ese país suramericano, pide también que se "preserve" ese "magnífico don del Creador". Por su parte, el diplomático colombiano, reconocido periodista, profesor universitario y hasta agosto pasado portavoz del entonces presidente de la República Alvaro Uribe, invitó al Papa a Colombia, "país que visitó cuando era cardenal", recordó.

El embajador colombiano describió con cifras los graves problemas de su país y los resultados alcanzados en los últimos años. "En 2002 los grupos violentos obligaron a salir de sus tierras a 440.000 personas; en 2009 a 140.000. La cifra acumulada de desplazados desde 1997 hasta 2010, alcanza tres millones y medio de personas", apuntó.

"Actualmente se promueve un proyecto de ley que permitirá la restitución de miles de hectáreas de tierras a las víctimas", aseguró. "Hoy, en Colombia, la sangre derramada no grita venganza, pero sí invoca respeto por la vida y la paz", afirmó.