• DUBÁI |
  • |
  • |
  • AFP

La red Al Qaida amplió en los últimos meses sus campañas de propaganda con el fin de reclutar adeptos musulmanes en todo el mundo más allá de los países árabes, para lo cual difunde en internet publicaciones en inglés.

Hace cuatro meses, Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), la rama yemenita del movimiento que dirige Osama bin Laden, publicó en internet el primer número de la revista "Inspire", redactada totalmente en inglés, en la cual explicaba como fabricar una bomba.

Hace una semana, comenzó a circular en internet el segundo número de "Inspire" con un llamado a atacar a las multitudes en los países occidentales. "Se trata de algo nuevo pues es la primera vez que Al Qaida lanza una publicación en inglés", afirmó Dominique Thomas, un experto en grupos islamista basado en París. "Los mensajes apuntan a las comunidades musulmanas" que viven fuera de los países árabes, agregó Thomas.

Al Qaida se convirtió en "una empresa de información", señaló por su parte Philip Seib, profesor de la Universidad de California, autor del libro "Global Terrorism and New Media". "Hay que dejar de considerar a Al Qaida como una organización terrorista que utiliza la información y verla más bien como una empresa de información que recurre al terrorismo", insistió Seib.

Al Qaida "importa militantes"
Los videos y los comunicados de Al Qaida inundan internet, en particular desde los ataques del 11 de septiembre, pero es la primera vez que la organización lanza una revista en inglés. "Es un cambio" en la estrategia de Al Qaida que hasta hace poco no se interesaba mucho en los lectores no árabes, señaló por su parte Mustafá Alani, experto en seguridad del Gulf Research Centre de Dubái.

Antes, Al Qaida "exportaba" militantes, ahora intenta "importar". Antes utilizaba internet para "informar" ahora lo hace para "reclutar", señaló Alani. Para Thomas es más un "signo de radicalización que de reclutamiento".

Este nuevo giro de Al Qaida se debe sobre todo a dos militantes que se encuentran en Yemen, Anwar al Aulaqi, un imán yemenita que tiene la nacionalidad estadounidense y fue educado en Estados Unidos, y Samir Khan, un norteamericano de origen saudita, explicó Thomas. Aulaqi, 39 años, no sería miembro de Al-Qaïda pero sí muy allegado al jefe local de la organización, Nasser al-Wahishi, indicó Thomas.

Aulaqi saltó a la fama cuando fue acusado de estar vinculado al siquiatra militar norteamericano Nidal Hasan, responsable de la matanza de 13 soldados en noviembre de 2009 en la base militar de Fort Hood, Texas, Estados Unidos. Anwar al Aulaqi fue también el guía del estudiante nigeriano Umar Faruk Abdulmutallab, que en diciembre de 2009 intentó hacer estallar un avión de línea estadounidense.

Aulaqi habla perfectamente inglés y en mayo pasado difundió un vídeo exhortando a los musulmanes estadounidenses a seguir el ejemplo de Nidal Hasan. Se ha convertido en un peligroso enemigo para Estados Unidos, a tal punto que el gobierno autorizó su eliminación, una decisión muy rara tratándose de un ciudadano norteamericano.

Samir Khan, que vivió en Nueva York y Carolina del Norte antes de sumarse a las filas de AQPA en Yemen, dijo en el último número de "Inspire" que estaba "orgulloso de haber traicionado a Estados Unidos". La revista "Inspire" da direcciones e-mail para contactarla acompañada de programas de codificación para evitar la vigilancia de los servicios de inteligencia.