•   GROZNY  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuatro insurgentes asaltaron esta mañana el Parlamento checheno en Grozny matando a tres personas, antes de morir cuando las fuerzas de seguridad lanzaron una operación, un ataque espectacular en esta república del Cáucaso que Rusia no ha logrado pacificar. "Hacia las 09H00 (05H00 GMT) cuatro personas no identificadas ingresaron en el Parlamento (...). Dos se hicieron estallar en el edificio y murieron. Los otros dos quedaron atrapados en el primer piso. Fueron neutralizados", indicó el Comité Antiterrorista (NAK), según las agencias de prensa rusas.

El comité de investigación de la fiscalía rusa y el de Chechenia indicaron por su parte que tres rebeldes se hicieron estallar en el edificio. Dos policías que custodiaban el Parlamento y un empleado civil murieron, y 17 personas resultaron heridas, según estas mismas fuentes. Un balance anterior del ministerio de Interior daba cuenta de cuatro muertos.

Liquidan a los atacantes
Hacia las 07H00 GMT, el gobierno checheno anunciaba haber "liquidado" a los atacantes. "La operación duró entre 15 y 20 minutos", declaró el presidente checheno Ramzan Kadyrov, según la página internet de la presidencia. "Todos los diputados están vivos, fueron evacuados del territorio del Parlamento y se encuentran a salvo", añadió Kadyrov, quien había hablado durante la mañana con el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, que desencadenó en 1999 la segunda guerra de Chechenia.

El ministro ruso del Interior, Rashid Nurgaliev, quien desde ayer se encuentra en Grozny, congratuló a las fuerzas del orden chechenas, según la agencia oficial ITAR-TASS. "El ministerio del Interior de Chechena trabajó de manera profesional", afirmó. Ramzan Kadyrov añadió por su parte que reforzaría la lucha contra la rebelión: "a partir de hoy, nos dedicaremos a liquidar a esos demonios", afirmó, según ITAR-TASS.

Por su parte, el portavoz del presidente del Parlamento checheno, Zelim Iajijanov, anunció que todos los rebeldes habían muerto. "La operación ha terminado, todos los terroristas fueron liquidados", apuntó, agregando que él mismo había visto a "cuatro o cinco" combatientes rebeldes. "Durante la mañana escuchamos disparos en el patio y comprendimos que trataban de tomarnos como rehenes. Subimos a refugiarnos al tercer piso, donde permanecimos hasta el final de la operación", señaló.

EU ayuda a combatir la violencia
La Casa Blanca condenó el "ataque terrorista" contra el Parlamento checheno, y anunció su determinación de trabajar junto a Rusia para luchar contra este tipo de violencia.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, declaró estar "consternada" por el ataque. "Ninguna circunstancia puede justificar la utilización de la violencia terrorista", sostuvo en un comunicado.

Esta operación de la rebelión que afecta a todo el Cáucaso ruso y que las autoridades moscovitas no han logrado controlar en los últimos 15 años fue la más espectacular en Chechenia luego de un ataque de gran magnitud a fines de agosto contra la aldea natal del presidente checheno.

Después de la primera guerra de Chechenia (1994-1996) entre las fuerzas rusas e independentistas, la rebelión se islamizó progresivamente y se extendió fuera de las fronteras chechenas, transformándose a mediados de los años 2000 en un movimiento islamista armado activo en todo el norte del Cáucaso.

En las repúblicas de esta región montañosa del sur de Rusia, como Ingusetia, Daguestán y Chechenia, se registran casi diariamente ataques, emboscadas o atentados. Sin embargo, a principios de 2009, el gobierno ruso decidió levantar "la operación antiterrorista" vigente en Chechenia desde hacía casi diez años.

La guerrilla islamista, que quiere instaurar un Emirato del Cáucaso en esta región, se atribuyó entre otros el doble atentado suicida de marzo pasado en el metro de Moscú, que dejó 40 muertos.