•   SANTIAGO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los 33 mineros rescatados la semana pasada en Chile tras 69 días bajo tierra pidieron salir de la mina tres horas antes del derrumbe del 5 de agosto debido a que oían fuertes ruidos, pero el personal a cargo negó la autorización, según una denuncia presentada hoy.

Carlos Vilches, que integra la comisión investigadora de la Cámara de Diputados sobre el accidente en la mina San José, escuchó esta versión del minero Juan Illanes, uno de los 33 rescatados. "Él me dijo: la mañana del accidente, como a las 11H00, la mina empezó a avisar de que había problemas, porque empezaron ruidos profundos, grandes y esos resonaban dentro la mina porque tiene muchos caserones (cuevas); avisamos y pedimos permiso para salir de la mina, pero no nos dejaron", contó Vilches.

El derrumbe se produciría tres horas después, a las 2 de la tarde. "No tengo el nombre de a quién avisaron ellos, pero los vamos a invitar a la comisión del Congreso para que informen a quiénes avisaron y cuántas veces avisaron, porque eso es muy importante para determinar responsabilidades", declaró Vilches.

Versión confirmada
Illanes informó del tema al día siguiente de su rescate, cuando era evaluado en el hospital de Copiapó. Vilches manifestó que la versión fue confirmada por los mineros Pablo Rojas y Jorge Galleguillos. Mientras, el minero Jimmy Sánchez relató algo parecido a la prensa local. "La mina estaba sonando y nos dejaron adentro, pero no puedo hablar más de eso", declaró Sánchez, de 19 años, el más joven de los mineros rescatados.

Por su parte, el minero Omar Reygadas cree que el jefe de turno Luis Urzúa o el capataz Florencio Ávalos llamaron al gerente de operaciones de la mina, Carlos Pinilla, para advertirle de los ruidos. Pinilla "sabía muy bien lo que pasaba en la mina, así que no puede negarlo. Hacía varios días que estaba crujiendo", señaló Reygadas a la prensa.

Dispuestos a ratificar la denuncia ante el Parlamento
Unos cuatro o cinco mineros están decididos a ratificar esta versión ante la comisión investigadora del Parlamento, cuya sesión se realizará la primera semana de noviembre, aseveró Vilches.

En diálogo con la prensa, el diputado recordó que el yacimiento San José ya presentaba una situación delicada antes del derrumbe, dado que "había ocurrido la caída de muchos planchones (rocas)". "La prueba de eso es el accidente del 3 de julio, donde un minero perdió una pierna", afirmó Vilches.

Un mes antes del derrumbe que atrapó a 33 trabajadores, una roca cayó encima del minero Gino Cortés, quien perdió una pierna en el accidente, y por cuyo caso fueron procesados los dueños de la mina, Alejandro Bohn y Marcelo Kemeny, junto a los gerentes de operaciones Carlos Pinilla y de minas Pedro Simunovic.

El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, calificó este martes de "estremecedora" la versión de los mineros, y aseguró que "si fuera verdad, es inconcebible" que frente a la advertencia "no se hayan tomado las medidas para precaver el accidente". "Lo importante es que, además de que los tribunales establezcan las sanciones" Chile "aprenda lo que pasó para que esto no vuelva a ocurrir", sostuvo Hinzpeter. "Ojalá todos los chilenos podamos conocer todos los detalles" del accidente, añadió.

Por su parte, el ministro de Minería, Laurence Golborne, afirmó que hace falta "esperar las conclusiones de las investigaciones -judicial, legislativa y administrativa- para efectuar juicios". "Todos estos antecedentes van a ser recopilados, para determinar responsabilidades, culpabilidades y sanciones", adujo.

Los mineros quedaron atrapados por un derrumbe la tarde del 5 de agosto. Todos fueron rescatados el 13 de octubre gracias a un espectacular operativo transmitido a todo el planeta.