•   PARIS / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Francia vivió el martes una nueva jornada de huelgas y masivas protestas, con fuerte participación juvenil, contra la reforma de la jubilación impulsada por el presidente Nicolas Sarkozy, que anunció medidas para enfrentar la escasez de combustible que amenaza con paralizar el país.

Unas 3,5 millones de personas salieron a las calles, según los sindicatos franceses, el mismo número que durante la última huelga, el 12 de octubre. Por su parte, el Ministerio del Interior contabilizó 1,1 millones de manifestantes en las 266 protestas organizadas en todo el país.

La huelga en las 12 refinerías de Francia y el bloqueo de algunos depósitos de combustible -unos 20 de un total de 210, según el gobierno- dejaron sin carburante a 4.000 de las 12.500 gasolineras del país, según el ministro de Energía, Jean Louis Borloo.

Sarkozy celebró una reunión de crisis con el primer ministro François Fillon y seis de sus ministros -Interior, Trabajo, Energía, Parlamento, Educación y Transportes- que duró poco más de media hora y se terminó sin declaraciones a la prensa.

El presidente había anunciado horas antes que tomaría medidas contra los bloqueos de las refinerías y para “garantizar el orden público”.

“Nadie tiene derecho a tomar como rehén a un país entero”, había afirmado por la tarde Fillon.

Tras los disturbios registrados el lunes y a primera hora del martes en las afueras de algunos establecimientos de educación Secundaria, Sarkozy advirtió que también tomaría medidas para evitar “disturbios” y reiteró su determinación de seguir adelante con la reforma.

Tiene que negociar

La oposición de izquierda volvió a reprochar su “intransigencia” al ejecutivo y el secretario general del principal sindicato, la CGT, Bernard Thibault, llamó al gobierno a “aceptar negociaciones con los sindicatos”.

Actualmente en su tramitación final en el Senado, que debería aprobarla el jueves, la ley elevará de 60 a 62 años la edad mínima para jubilarse y de 65 a 67 años la edad para cobrar una pensión completa.

“El mayor disturbio sería no cumplir con mi deber y no prever la financiación de las jubilaciones”, insistió el mandatario conservador en una nueva muestra de firmeza desaprobada por el 65% de los franceses, según una encuesta del instituto Viavoice.

En cambio el 71% de los franceses según el instituto CSA apoyaba la jornada de huelgas y protestas del martes, que se extendió a los jóvenes, como Charles, uno de los tantos jovencitos que participó en la marcha parisina.

“Aunque no logremos parar reformar, seguiremos movilizados, aunque sólo sea para demostrar que nos importa”, aseguró junto a unos 30 compañeros de clase del Liceo Lamartine.

Una muchacha de 15 años resultó herida tras estallar una motocicleta cerca de un contenedor de basura en llamas frente a su colegio en el sur de la capital, indicaron fuentes municipales.

Una decena de las 83 universidades del país estaban bloqueadas, según la Unión Nacional de Estudiantes de Francia, UNEF.

La huelga afectó al tráfico aéreo con la anulación del 50% de los vuelos en el aeropuerto parisino de Orly y del 30% en los aeropuertos de Roissy Charles de Gaulle y del interior. La actividad en los aeropuertos podría verse dificultada el miércoles por una nueva huelga.