•   PARÍS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno francés seguía despejando hoy el acceso a los depósitos de combustible bloqueados en protesta contra la reforma de la jubilación, antes de una nueva reunión intersindical que decidirá qué hacer frente al presidente Nicolas Sarkozy, quien permanece inflexible.

Esta mañana, el gobierno pidió al Senado acelerar los debates para que el texto sea sometido a votación rápidamente, de cara a una aprobación parlamentaria definitiva la semana que viene, pese a la presión social y a las huelgas que hoy tenían aún sin combustible a casi un cuarto de las gasolineras del país.

El ministro de Ecología anunció que 2.790 estaciones de servicio estaban sin combustible (contra 3.200 el miércoles) de un total de 12.500, como resultado del bloqueo de los depósitos por manifestantes y de la huelga en las 12 refinerías del país.

El ministro del Interior, Brice Hortefeux, declaró que "más de 14 depósitos" de los 219 de Francia seguían bloqueados, pero aclaró que el gobierno garantizará "el desbloqueo de los depósitos". Los gremios se reunían por la tarde para decidir el camino a seguir. "Defendemos una nueva acción fuerte para la semana próxima", afirmó Bernard Thibault, secretario general de la CGT, el mayor sindicato francés, antes de que la intersindical anuncie su próximo paso, que podría ser una nueva jornada nacional de protestas para la semana que viene.

Tres millones de personas en las calles
"No hay salida posible pues el gobierno sigue en su intransigencia", sostuvo el dirigente, tras seis jornadas de manifestaciones y huelgas -varias de ellas prolongadas- durante las cuales llegaron a sacar a la calle a más de tres millones de personas (tres veces menos según el gobierno).

En vísperas de 10 días de vacaciones escolares a partir del sábado, el bloqueo del sector petrolero se convirtió en el principal medio de presión contra la reforma que pretende aumentar de 60 a 62 años la edad mínima de jubilación y de 65 a 67 años la edad para cobrar una pensión completa.

El presidente de la Unión Francesa de Industrias Petroleras (UFIP), Jean Louis Schilansky, afirmó que el abastecimiento de las gasolineras llevará "varios días",aunque "la situación tiene a mejorar".

Sarkozy sigue firme
"Llevaré la reforma de la jubilación a término pues mi deber como jefe de Estado es garantizar a los franceses y a sus hijos que podrán tener una jubilación", sostuvo Sarkozy a sus ministros. La oposición socialista volvió a acusarlo de "brutalizar al país" y de llevar adelante "una política que sólo sirve a sus amigos de la bolsa y de los bancos".

"Pienso que Nicolas Sarkozy eligió la actitud más inflexible para aparecer como el vencedor de una pulseada", opinó el centrista Francois Bayrou. Varios miles estudiantes secundarios y universitarios se manifestaron en París, Poitiers (centroeste) y Lille (norte) para rechazar una reforma que demorará su entrada en el mercado laboral.

Nuevos incidentes se produjeron en Lyon (centro-este), tras los cuales Sarkozy advirtió que "los alborotadores no tendrán la última palabra". El tráfico ferroviario seguía perturbado hoy. La falta de combustible también afecta a restaurantes, a comercios y a la construcción y la protesta alcanza asimismo al servicio de recogida de basura de Marsella y Toulouse.