•   TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Cada 88 minutos asesinan a una persona en Honduras, según un informe oficial, por lo que este empobrecido país centroamericano sacudido por un golpe de Estado el año pasado, cerraría 2010 como la nación con mayor tasa de homicidios en el mundo.

El gubernamental comisionado nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, dijo que los asesinatos siguen en aumento en el país, por lo que este año Honduras cerraría con una tasa de 72,8 homicidios por cada 100.000 habitantes, la más alta del mundo.

En la última década la cantidad de homicidios se ha duplicado en el país, dijo al divulgar el informe el comisionado, quien lamentó que en Honduras “cualquier persona” corre el riesgo de ser víctima de la violencia.

“La confrontación entre familias y personas, a veces con rivalidades y conflictos de generaciones, se ha generalizado, a tal grado, sin que medien razón, (...) cualquier persona, en cualquier lugar y circunstancia, puede convertirse en víctima de la violencia, llegando inclusive a la privación de la vida”, deploró Custodio.

El informe detalla que en el año 2000 se registraba en el país un promedio de 8,7 homicidios por día, cifra que se redujo entre 2003 y 2006, pero se duplicó en el primer semestre de este año, al alcanzar un promedio de 16,27 muertos por día.

Dato escalofriante

“Es decir, que en Honduras, cada 88,5 minutos muere una persona en forma violenta”, indica el informe.

Entre el año 2000 y junio de 2010 perdieron la vida en forma violenta 36.036 personas, lo que significa un promedio mensual de 286 víctimas de las armas.

“Otro dato preocupante es que en 2009 la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes fue de 66,8, cifra que supera ocho veces más a la tasa promedio mundial establecida en 8,8 en el Informe Mundial de Violencia y Salud del año 2000” por la Organización Mundial de la Salud, dijo el comisionado.

La mayor parte de los homicidios ocurren por armas como fusiles de asalto, ametralladoras, pistolas, revólveres, machetes y puñales.

El informe sobre Desarrollo Humano para América Central 2009-2010 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo señala que en Centroamérica circulan unos tres millones de armas de fuego y dos de cada tres son portadas en forma ilegal.

Ese mismo informe indica que Honduras es uno de los tres países de la región donde estaría circulando gran parte de ese armamento.

También en Guatemala y El Salvador persisten altas tasas de homicidios.