•   GYEONGJU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los ministros de Finanzas del G20, que se reúnen mañana y el sábado en Corea del Sur, buscarán una tregua en la "guerra de las divisas", según un proyecto de comunicado que debe ser publicado al final del encuentro entre potencias industrializadas y países emergentes.

Según la agencia de informaciones económicas Dow Jones, este proyecto de declaración sugiere que los miembros del G20 se comprometan a "abstenerse de toda devaluación competitiva", una estrategia consistente en manipular la moneda nacional para estimular su economía en detrimento de la cooperación internacional. El G20 "va a dirigirse a un sistema de tipos cambiarios más determinados por el mercado", dice el proyecto de comunicado.

El texto recupera así una expresión norteamericana a menudo utilizada y destinada a desalentar a los países a intervenir en los mercados cambiarios para debilitar su moneda y favorecer sus exportaciones. China está cada vez bajo más presión de sus socios comerciales, con Estados Unidos a la cabeza, para que aprecie su moneda con respecto al dólar.

El proyecto de comunicado afirma además que el G20 quiere "minimizar los efectos adversos de una excesiva volatilidad y de movimientos desordenados en las tasas cambiarias", reflejando así preocupaciones de los países asiáticos y otras naciones exportadoras por la fuerte alza de sus monedas en las últimas semanas. Sin embargo, la declaraciones final podría diferir mucho de este proyecto de comunicado.

La reunión de los ministros del G20 será precedida de una de los miembros del G7 (EU, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Italia, Japón y Canadá), indicaron hoy fuentes europeas. Estas reuniones, que tienen lugar en Gyeongju (sudeste), deben preparar la cumbre del G20 del 11 y 12 de noviembre en Seúl.

Lula considera que el G20 debe buscar una "solución definitiva"
El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, estimó ayer que el G20 debe buscar una "solución definitiva" a la "guerra cambiaria" en el mundo. "Es importante recordar que el problema no es de Brasil. El problema es que todas las monedas del mundo están valorizándose ante el dólar porque Estados Unidos precisa encontrar la forma de recuperar su economía" de la crisis, señaló Lula. Otro presidente latinoamericano, el chileno Sebastián Piñera (cuyo país no integra el G20), advirtió el jueves que entrar en el proteccionismo o en una guerra de divisas "es lo peor que le podría pasar al mundo", en declaraciones en París. Sin dar nombres, Piñera afirmó que las "responsabilidades" por esta cuestión" son "compartidas" entre los países con alto y prolongado déficit fiscal y de cuenta corriente y aquellos otros con monedas infravaloradas y que acumulan reservas.

La fuerte revalorización de las monedas latinoamericanas, que amenaza las exportaciones y la competividad de la región, está siendo combatida por los gobiernos con medidas que van desde las grandes compras de dólares al aumento de los impuestos sobre las operaciones financieras de extranjeros.

De su lado, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, indicó hoy que se pronunciaría en la reunión del fin de semana del G20 a favor de una "mejor coordinación" en los mercados cambiarios. El secretario norteamericano del Tesoro, Timothy Geithner, impulsará por su parte un "reequilibrio" de la economía mundial, teniendo menos en cuenta el consumo estadounidense, y propondrá reglas "equitativas" para los tipos cambiarios.