•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, se convierte en el hombre más poderoso del gobierno y concentra poderes "sin precedentes", tras la remodelación gubernamental de la víspera, destacó el hoy la prensa española.

"Zapatero deja España en manos de Rubalcaba", tituló el diario El Mundo (centro-derecha). "Zapatero coloca a Rubalcaba al frente del rescate del proyecto socialista", escribió El País (centro-izquierda) en su portada.

El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer un profundo cambio de gabinete, destinado a imponer su política de austeridad ante la crisis, y espera seguir al frente del país hasta las elecciones generales del 2012.

Pérez Rubalcaba, ministro del Interior desde 2006, que se destacó en la lucha contra la organización armada vasca ETA, está considerado como el delfín de Rodríguez Zapatero en el caso en el que éste renunciara a presentarse en 2012.

Al convertirse a la vez en primer vicepresidente, ministro del Interior y portavoz del gobierno, Pérez Rubalcaba pasa a ser el "miembro que más poder ha acumulado en un ejecutivo desde 1977", año de las primeras elecciones después de la muerte del dictador Francisco Franco, destacó El País.

Se trata de "una concentración de poderes sin precedentes", escribió El Mundo, diario para el que Rodríguez Zapatero "abdicó de sus responsabilidades". Y El Mundo añadió que "no resulta exagerado decir que Zapatero ha dejado a España en manos de Rubalcaba, al igual que los reyes depositaban el poder en manos de sus válidos".

El Mundo afirma que "la apuesta no sólo tiene claves internas sino sobre todo una meta: Zapatero quiere que esta legislatura certifique el final de ETA, entre otras razones porque sabe que ese hecho podría darle una baza sólida para afrontar las elecciones de 2012, que se celebrarán bajo el síndrome de la crisis y el paro".

Para el diario de izquierda Público, "la más inmediata y extendida lectura de la remodelación del Gobierno destaca a Alfredo Pérez Rubalcaba como 'hombre fuerte' del Ejecutivo incluso como "delfín" ante una hipotética sucesión de Rodríguez Zapatero". Sin embargo, para Público "puede que esa interpretación peque de precipitada". El País analiza finalmente que "es verdad que con esta crisis Rodríguez Zapatero ha empleado la última baza de la que dispondría ante una eventual sucesión de derrotas en las próximas citas electorales", concluyó.