•   GYEONGJU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos instó a los países con excedente comercial a reformar su política cambiaria para reforzar la economía mundial, durante una reunión esta mañana de ministros de Finanzas del G20 en Corea del Sur en pleno debate por la llamada "guerra de divisas".

La propuesta norteamericana, que es una alusión apenas velada a China, podría chocar con la oposición de varios miembros del grupo, incluyendo países ricos como Japón. "Los países del G20 con persistentes excedentes deben iniciar reformas estructurales, presupuestarias y políticas de tipos cambiarios para reforzar las fuentes internas de crecimiento y sostener la demanda mundial", indica en una carta el secretario norteamericano del Tesoro, Timothy Geithner.

Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de las potencias industrializadas y países emergentes del G20 se encuentran reunidos en Gyeongju (sudeste) hasta mañana para intentar lograr una tregua en la guerra de divisas que amenaza la recuperación mundial.

Iniciativa no hace referencia a ningún país en particular
El texto norteamericano no hace referencia a ningún país en particular, aunque Washington reclama desde hace tiempo una apreciación del yuan chino, cuya baja cotización ayuda, a su entender, las exportaciones del gigante asiático. Geithner propone que los desequilibrios de las balanzas externas de los países del G20 no superen un cierto porcentaje del PIB (Producto Interior Bruto), sin establecer un límite. El límite podría ser establecido en 4% del PIB de aquí a 2015, según responsables del G20.

Esta propuesta corre el riesgo de enfrentar la reticencia de muchos países exportadores, no sólo China sino también Alemania o India. "Los países del G20 deben abstenerse de aplicar políticas cambiarias destinadas a conferirles una ventaja competitiva", agregó el responsable norteamericano.

Un proyecto de declaración final de la reunión del G20, revelado ayer, sugiere que sus miembros se comprometan a "abstenerse de cualquier devaluación competitiva", según la agencia de informaciones económicas Dow Jones. El G20 "va a dirigirse hacia un sistema de tasas de cambio más determinadas por el mercado", añade el proyecto de comunicado.

China mantiene el valor del yuan vinculado al del dólar
La situación es compleja, ya que varios países emergentes padecen actualmente la debilidad del dólar, que penaliza sus exportaciones y encarece al mismo tiempo a sus divisas nacionales. De su lado, China mantiene el valor del yuan estrechamente vinculado al del dólar. "Los países emergentes del G20 con monedas significativamente infravaloradas" deben "ajustar sus tipos cambiarios a niveles que reflejen sus fundamentos económicos", declaró Geithner. En forma inversa, los países con importante déficit comercial deben aumentar su ahorro estableciendo "objetivos presupuestarios creíbles a mediano plazo" y reforzando sus exportaciones, según la carta.

El texto norteamericano, presentado en una reunión ministerial de una hora del G7 (potencias industrializadas), previa a la del G20, "tuvo una buena acogida", indicó un responsable francés que no quiso revelar su identidad.

En cambio, el ministro japonés de Finanzas, Yoshihiko Noda, estimó que la propuesta de Estados Unidos no era "realista". Alemania y Rusia también manifestaron su escepticismo, según la prensa. El ministro canadiense de Finanzas, Jim Flaherty, juzgó la idea "útil", pero admitió que "otros países ven esto de una manera diferente".