•   LA HABANA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El gobierno de Cuba aplicará un impuesto de 10% sobre ventas o servicios, entre otros gravámenes, a los cubanos que abran pequeños negocios como parte de su plan de eliminar 500.000 empleos estatales, informó ayer viernes una alta funcionaria local.

La viceministra de Finanzas y Precios, Meisi Boñalos, explicó que “quienes se incorporen a cualquiera de las actividades” pagarán “impuestos sobre las ventas o los servicios”, “ingresos personales”, “uso de fuerza de trabajo” y “una contribución a la Seguridad Social”.

Bolaños, citada por el diario oficial Granma, precisó que se aplicará un impuesto de “10% sobre los ingresos obtenidos por la comercialización de bienes o la prestación de servicios”, y que todos los gravámenes y la contribución al seguro social se harán en moneda cubana, no en peso convertible que tiene una equivalencia al dólar.

El gobierno autorizó en septiembre pasado la apertura de pequeños negocios en 178 actividades, con el objetivo de que ese sector absorba a la mayor parte de los 500.000 empleos que eliminará entre este mes y marzo próximo, primera etapa de un plan de acabar con más de un millón de empleos que sobran en el Estado, 20% de la fuerza laboral.

La medida oficial permitió a los cubanos contratar fuerza laboral, impulsando la creación de pequeños negocios o cooperativas, en un país de economía controlada en un 95% por el Estado, sin cultura impositiva y donde la iniciativa privada es casi nula.

Según Bolaños, los trabajadores que realicen “actividades de menor complejidad (91 de las 178 permitidas)”, pagarán como impuesto sólo “una cuota mensual” que no incluye el pago de la contribución al seguro social ni la liquidación de sus ingresos personales al cierre del año.