•   CARACAS / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

La ciudad venezolana de Mérida se encontraba ayer sin clases y con la fuerza pública en alerta, ante posibles protestas por el asesinato de dos líderes de un grupo radical afín al presidente Hugo Chávez, según informó su gobernador, Marcos Díaz.

Aunque existe “total normalidad” en la ciudad andina, situada a 882 kilómetros al suroeste de Caracas, se registra una “ola de rumores malsanos (difundidos) por diferentes medios, tanto radiales como de la red, especialmente a través de twitter, llamando a saqueos”, reveló el gobernador, también partidario de Chávez.

Díaz agregó en una llamada telefónica a la emisora VTV de la red estatal de televisión que esos rumores sostienen que las instancias encargadas del orden público “están sin capacidad de respuesta, que no hay otra cosa que hacer sino generar el caos, que el gobernador fue abatido (...); bueno, cualquier cantidad de rumores”.

El gobernador de Mérida no identificó al grupo al que pertenecían los fallecidos, de 33 y 39 años, asesinados el pasado viernes en unas instalaciones de la Universidad de Los Andes, ULA, aunque “hace cinco años” dejaron de ser estudiantes de esa casa de estudios, según Díaz.

Sin embargo, medios de prensa de Mérida sostienen que los fallecidos pertenecían al movimiento Tupamaro de la izquierda radical afín a Chávez.

Fueron asesinados “por razones desconocidas que se determinarán (una vez concluidas) con las investigaciones policiales”, aunque “fueron alteradas las escenas del crimen y debe haber algún motivo” para ello, añadió Díaz.