•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Las agencias de Inteligencia de Estados Unidos abortaron ayer posibles ataques contra sinagogas de Chicago, al interceptar dos paquetes con explosivos procedentes de Yemen en aviones de carga en el Reino Unido y Dubái.

El presidente Barack Obama, que estuvo al tanto de la operación desde la noche del jueves, compareció ante la prensa para informar que los dos paquetes contenían realmente explosivos y que, por tanto, eran una amenaza “creíble”.

El destino de los dos artefactos, uno de los cuales simulaba ser un cartucho de impresora, eran sinagogas de Chicago, precisamente la ciudad de Obama y a la que visita hoy, sábado, en campaña electoral, de cara a los comicios legislativos del dos de noviembre.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, puntualizó que el Presidente no tiene intención de alterar sus planes de viaje para los próximos días, y tampoco cree que el resto de estadounidenses tengan motivo para hacerlo.

El primer paquete fue encontrado en un avión de la firma UPS en el aeropuerto de East Midlands, en el condado de Leicestershire en el Reino Unido. El segundo apareció después en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos.

Los servicios de Seguridad atribuyen los artefactos a Al Qaeda en la Península Arábiga, un grupo terrorista afiliado a Al Qaeda.

Yemen, foco del terrorismo

Precisamente, Yemen se ha convertido en uno de los focos de lucha de EU contra el terrorismo, después de que los últimos intentos de atentado estuvieran vinculados a esta célula de Al Qaeda.

El joven nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab, que trató de volar un avión con destino a Detroit el día de Navidad, reconoció haber recibido entrenamiento en este país, en tanto Faisal Shahzad, que intentó explotar un coche-bomba en Times Square, en Nueva York, cinco meses después, tuvo contactos con un clérigo radical en Yemen.

El análisis del explosivo hallado en los paquetes revela que es el mismo que trató de utilizar Abdulmutallab. En rueda de prensa, el asesor para la lucha contra el terrorismo de la Casa Blanca, John Brennan, indicó que las autoridades examinan todos los paquetes en tránsito procedentes de Yemen, el lugar de origen de los objetos sospechosos.

Según indicó, los paquetes tenían como propósito “perpetrar un atentado y causar daños”.

Fue el propio Brennan el que se puso en contacto con el presidente yemení, Alí Abdulah Saleh quien ha expresado su “completa colaboración”.

Hasta el momento los servicios secretos no se han centrado en un sospechoso concreto, agregó el alto funcionario, quien indicó que “cualquier individuo relacionado con Al Qaeda es un sujeto de interés” para la investigación.

Fuentes de la investigación citadas por algunos medios, han afirmado que los dos paquetes fueron enviados por la misma persona y desde la misma dirección, en Yemen, sin dar más detalles.

En los primeros momentos se conjeturó con que podría tratarse del ensayo de un atentado de mayor alcance, algo que Brennan pareció considerar poco probable aunque no lo descartó por completo.

“Los paquetes contenían explosivos. Típicamente, en un ensayo de este tipo no se usan explosivos. Pero aún no sabemos si se trataba de una prueba o un intento real”, indicó.

Según el alto funcionario, “los servicios secretos y de Seguridad están llevando a cabo análisis de lo encontrado y nos darán una idea de cómo se pretendía usar” el material.

En su comparecencia ante la prensa, Obama advirtió que la red terrorista continúa planeando perpetrar ataques contra suelo estadounidense.

Las últimas 24 horas, indicó, ponen de relieve “la necesidad de permanecer vigilantes”, explicó el Presidente, quien aseguró que EU., mantendrá su vigilancia y coordinación con los aliados para “garantizar nuestra seguridad. No vacilaremos en nuestra decisión”.

De momento, el Departamento de Seguridad Nacional ya ha extremado las medidas de vigilancia en los aeropuertos, y en los lugares de tránsitos de mercancías.