elnuevodiario.com.ni
  •   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró hoy que no habrá impunidad y se sancionará a los responsables del alzamiento policial ocurrido hace un mes y que el gobierno interpretó como un intento de golpe de Estado.

Correa volvió a recriminar a los malos elementos de la policía que protagonizaron el alzamiento, y sin especificar nombres criticó a la "prensa corrupta" que, a su criterio, pretende minimizar los sucesos del pasado 30 de septiembre.

Criticó, además, que policías hayan usado contra el pueblo las armas que se les entregó para que realicen su trabajo en bien de la seguridad ciudadana.

"Aquí no puede haber perdón ni olvido, eso se llama impunidad", aseguró en su informe semanal de labores en el que señaló que se aplicará la ley contra los que "traicionaron a la patria" el 30 de septiembre, una "fecha negra para el país", dijo.

La justicia adelanta procesos de investigación y se ha detenido hasta ahora a una docena de policías y a un civil. El pasado 30 de septiembre, Correa quedó atrapado por más de nueve horas en un hospital cercano al regimiento a donde acudió para explicar la ley contra la que protestaban los policías de tropa.

En el rescate del jefe de Estado murió el policía Froilán Jiménez a quien hoy Correa calificó como un "héroe".

Por otro lado, el diario El Comercio publicó hoy que doce coroneles, responsables de unidades provinciales de la policía, fueron sancionados administrativamente porque no controlaron a sus subordinados el 30 de septiembre.