elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Decenas de miles de personas participaron hoy en Washington en una marcha liderada por el humorista Jon Stewart, quien a tres días de las elecciones legislativas invitó a restaurar la cordura en un país crispado.

"Veo que hay más de diez millones de personas", bromeó poco después de aparecer en el escenario el cómico de 47 años.

La marcha, que se celebró en el enorme parque situado a espaldas de la Casa Blanca que se extiende hasta el Congreso, contó también con la presencia del comediante Stephen Colbert, compañero de bromas de Stewart en el canal de televisión "Comedy Central". Por el escenario desfilaron además cantantes como Sheryl Crow, Yusuf, Ozzy Osbourne y el grupo de música soul O'Jays.

Colbert convocó la contramanifestación "Marcha para mantener el miedo vivo", de ahí que los populares humoristas bautizasen la jornada como "Marcha para restaurar la cordura y/o el miedo".

La concentración en un "Mall" a rebosar y bajo un sol radiante arrancó oficialmente a las 12.00 locales (16.00 GMT) con actuaciones musicales. Stewart apareció en el escenario una hora más tarde.

A continuación debutó en una pantalla gigante Colbert, atrapado en una cueva, de la que no se atrevía a salir por "miedo".

"Estoy atrapado en mi miedo", aseguró el humorista, quien irrumpió finalmente en el escenario al grito de "Chi, Chi, Chi, Le, Le, Le", que corearon los asistentes, y que sirvió para recordar a los mineros rescatados recientemente en Chile tras dos meses atrapados a 700 metros de profundidad.

Ambos reflejaron en tono satírico la atmósfera política en el país, dominada por una polarización que alimentan los comentaristas de los canales de televisión 24 horas, de los que Stewart se burla a menudo por su tendencia a infundir miedo con todo tipo de amenazas, desde terroristas hasta meteorológicas.

"La gente reacciona al miedo y no al amor"
"(El presidente) Franklin D. Roosevelt expresó en una ocasión que lo único que tenemos que temer es al propio miedo", afirmó Stewart en un momento de su diálogo con Colbert.

"Prefiero lo que dijo el presidente (Richard) Nixon de que la gente reacciona al miedo y no al amor", espetó el otro comediante, que entregó una de las medallas del miedo a la camiseta negra del presentador de CNN, Anderson Cooper. En opinión de Colbert la ajustada camiseta negra del telegénico presentador, que suele desplazarse a lugares víctimas de catástrofes naturales, invita directamente al miedo.

Los humoristas mostraron también una serie de clips televisivos con los presentadores más radicales del país y escenas catastróficas comunes en la pequeña pantalla. "Gané, gané", afirmó en referencia al miedo que domina al país Colbert, quien recordó a Stewart temores "muy legítimos" como el de que "los musulmanes nos atacan".

"La mayoría de los miedos se exageran", respondió Stewart entre los aplausos de los asistentes. Entre ellos estaba James Wilson, de 37 años, que se desplazó desde Florida y que lamentó "el que sean los que más gritan los que atraen más atención".

"El 80 por ciento de los estadounidenses son moderados", explicó  Wilson.

Greg Margoulis, un estudiante de 22 años y fiel seguidor del programa "Daily Show" de Stewart aseguró que la falta de cordura en el país es "inquietante".

Gay Heavilin, que viajó desde Texas para la marcha, expresó su adoración por Stewart, que dice le ayuda a entender lo que ocurre en el país y pasarlo bien al mismo tiempo. "He dejado de ver la mayoría de programas informativos", confesó Heavilin, quien cree que ofrecen una realidad distorsionada y prefiere en lugar de eso ver a Stewart cada noche.

La convocatoria de hoy es una respuesta a la organizada en agosto por la estrella mediática del canal de televisión conservador Fox News, Glenn Beck, que atrajo a la derecha más radical del país.

Stewart encabeza la lista de los 49 hombres más influyentes de EE.UU., según la encuesta anual realizada entre unos 500.000 lectores del sitio web AskMen.com.

El "Daily Show" comenzó a emitirse en el año 1996 como una sátira de la cultura pop de la mano de Craig Kilborn. Stewart lo reemplazó en 1999 y logró que se disparase la audiencia al concentrarse en temas políticos.