•   PUERTO PRÍNCIPE / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Haití, afectado desde la semana pasada por un brote de cólera que ha dejado 330 muertos, aseguró ayer que advirtió a la comunidad internacional en distintos escenarios de un grave riesgo de epidemias a causa del terremoto del pasado enero.

El ministro de Turismo y Promoción Exterior haitiano, Patrick Delatour señaló en un comunicado que el cólera “no es una sorpresa para Haití” porque ya se había alertado su aparición en cualquier momento.

Delatour criticó el hecho de que la comunidad internacional no actuara sobre el particular, a pesar de la alerta expuesta en las cumbres de Nueva York y Lugo (España), convocadas para tratar la situación del empobrecido país tras el terremoto del 12 de enero que mató a 300,000 personas. El Ministro reiteró la “ineludible” necesidad de reubicar a los más de 1,2 millones de refugiados del sismo ante la constatación del peligro de aparición de nuevas epidemias infecciosas.

Delatour ofreció sus declaraciones en un comunicado difundido por la Conferencia Eurocentroamericana con motivo de la visita a Haití de su presidente, David Balsa quien se reunió con el ministro y otras autoridades locales.

Se hubieran podido evitar

El funcionario haitiano expresó en su entrevista con Balsa su “profunda frustración” porque, según dijo, la epidemia y las víctimas se hubiesen evitado “con total seguridad” si la comunidad internacional hubiese escuchado las advertencias formuladas ante la proximidad de la temporada de lluvias y ciclones en el Caribe.

Balsa analizó en el país la propagación del brote de cólera y sus repercusiones sobre la situación sanitaria, así como la celebración de las elecciones presidenciales y legislativas del 28 de noviembre próximo, el proceso de reconstrucción y la situación de seguridad, entre otros aspectos.