•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El saudita Ibrahim Hassan Al-Asiri, presunto fabricante de artefactos explosivos de Al-Qaida, es el "principal sospechoso" en el complot para el envío de paquetes bomba desde Yemen a Estados Unidos, informó un responsable estadounidense.

"Las pasadas actividades y la experiencia en explosivos de Al-Asiri lo convierten en el principal sospechoso", señaló la fuente, que pidió no ser identificada.

"Hay indicios de que pudo haber tenido un papel en pasados complots de Al-Qaida en la península arábiga, incluyendo el intento de asesinato de un funcionario saudita y el fallido atentado de Navidad del año pasado", en el vuelo Amsterdam-Detroit, agregó.

El viernes dos paquetes bomba fletados en Yemen hacia Estados Unidos fueron interceptados por autoridades, que detectaron un polvo altamente explosivo y un dispositivo para detonarlos, y que podrían haber estallado en pleno vuelo hacia su destino final.

John Brennan, principal asesor en la lucha contra el terrorismo del preseinte Barack Obama, aseguró el domingo a la cadena ABC, sin especificar el nombre, que el artífice de los paquetes bomba era el "mismo" que fabricó el implemento explosivo adherido a la ropa interior de un joven nigeriano en el fallido atentado contra un avión de pasajeros en la última Navidad.

"Creo que los datos que tenemos en la actualidad, basados en análisis criminológicos, revelan que el individuo responsable de haber fabricado estos dispositivos es el mismo", declaró Brennan.

De 28 años, Al-Asiri, que reside en Yemen, figura en la lista de los más buscados de Arabia Sauidta. Los dos paquetes bombas fueron incautados en Gran Bretaña y Dubai y contenían pentrita, un poderoso explosivo capaz de destruir un avión.