•   SINGAPUR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un Airbus A380 de la compañía aérea australiana Qantas, con 466 personas a bordo, efectuó hoy un aterrizaje forzoso en Singapur después de tener problemas en un motor en pleno vuelo, en el primer incidente de tal gravedad en el avión de pasajeros más grande del mundo.

Qantas, una de las cinco compañías que cuentan con aviones A380, anunció de inmediato la decisión de inmovilizar en tierra los seis ejemplares que posee. El resto de la compañías con este tipo de aparatos no tomaron la misma decisión, tras el incidente calificado de "significativo" por Airbus. Por el contrario, la compañía británica Rolls Royce recomendó revisar los motores Trent 900, del mismo tipo que el averiado. Según Rolls Royce, dos de cada tres compañías que han pasado pedidos de A380 al fabricante europeo Airbus han optado por la versión equipada con motores Trent 900.

Ninguno de los 440 pasajeros y 26 tripulantes resultó herido en el aterrizaje del vuelo QF32 en el aeropuerto Changi de Singapur, según las autoridades singapurenses. El Airbus tuvo problemas seis minutos después de despegar de Singapur rumbo a Sídney, cuando sobrevolaba la isla de Bataan, situada en Indonesia pero muy cerca de la ciudad-Estado.

Un pasajero, Ulf Waschbusch, de nacionalidad alemana, contó haber "oído un ruido de explosión". "Miré por la ventana y vi algunas llamas" en el ala izquierda.

Luego el avión "voló en círculo durante casi dos horas para evacuar el combustible. A bordo, todo el mundo estaba muy tranquilo. Nadie se alteró", añadió. "La tripulación nos ayudó mucho. Sentí que estaba en buenas manos". Presente en el aeropuerto de Singapur, un periodista vio "salir humo" del avión poco después del aterrizaje. "Uno de los motores bajo el ala izquierda parece haber estallado", agregó.

Avería en uno de sus cuatro motores
Los primeros indicios apuntan a una avería en la parte trasera de uno de sus cuatro motores y al desprenderse su cobertura "generó serios daños", indicó la Oficina francesa de Investigaciones y Análisis (BEA), que colabora en la investigación técnica. Trozos de metal, con los colores de Qantas, cayeron en la isla de Bataan, próxima a Singapur, sin causar heridos, afirmó un responsable policial, Bobby Baharudin. Airbus explicó que los aviones estaban "certificados con varios motores, en concreto cuatro en el caso del A380", lo cual les permitía poder enfrentarse a "este tipo de situación difícil". "No restamos importancia al incidente pero está previsto por los procedimientos de certificación", añadió.

Por precaución, Qantas anunció que inmovilizaba sus seis A380 "hasta que dispongamos de informaciones suficientes sobre el vuelo QF32", según su director general, Alan Joyce. Sus aparatos están equipados con cuatro turbinas Trent 900 de Rolls-Royce.

El A380 está en servicio desde 2007. Treinta y ocho ejemplares están en funcionamiento y a día de hoy transportaron a más de 6,5 millones de pasajeros, según Airbus. El aparato de Qantas llevaba 8.165 horas de vuelo. El resto de compañías con A380 -Air France, Emirates, Lufthansa y Singapore Airlines- no prevé inmovilizar su flota de aparatos de este tipo.

Desde su lanzamiento, el A380 ha tenido varios incidentes técnicos, pero ninguno de la gravedad del de este vuelo Qantas. En septiembre de 2009, un avión de Singapore Airlines que volaba de París a Singapur tuvo que dar media vuelta por una avería de motor.