•   GUASIMAL  |
  •  |
  •  |

Fuerzas de socorro trataban de recuperar, entre una armazón calcinada y la espesa vegetación, los cuerpos de los 68 ocupantes -28 extranjeros- del avión de la aerolínea cubana Aerocaribbean que se estrelló ayer en la provincia de Sancti Spíritus, en el centro de Cuba.

La aeronave, que cubría la ruta entre la oriental ciudad de Santiago de Cuba y La Habana, cayó a tierra la tarde de ayer en la región de Guasimal, provincia de Sancti Spíritus, 400 km al este de la capital, con 61 pasajeros y siete tripulantes, de ellos 40 cubanos y 28 extranjeros. La prensa cubana divulgó los nombres de los víctimas y precisó las nacionalidades de los extranjeros: nueve argentinos, siete mexicanos, un venezolano, tres holandeses, dos alemanes, dos austríacos, un francés, un español, un italiano y un japonés.

La aeronave, un ATR-72-212 construida por la sociedad franco-italiana Avions de Transports Régional, despegó de Santiago de Cuba a las 16H45 locales (21H45 GMT) y a las 17H42 (22H42) reportó la emergencia y perdió contacto con los servicios de control de tráfico aéreo antes de estrellarse, según el Instituto de Aeronáutica Civil. "El avión pasó por arriba de Guasimal, nosotros lo vimos cuando ya venía con problemas, ya venía bajito. Ahí se formó un alarde del carajo, la gente gritaba, figúrate, iba dando vueltas y entonces sentimos ¡bumm!, el janazo (estruendo)", señaló el campesino Miguel García, de 69 años, en cercanías al lugar del siniestro.

El avión, propulsado por dos motores turbohélice para viajes regionales y trayectos de corta duración, cayó en un campo de espesos matorrales. Camiones con maquinaria debieron abrir una brecha para el acceso de los socorristas, policías y equipos de medicina legal, tras lo que las autoridades cercaron el sitio. "Las autoridades aeronáuticas y del territorio se encuentran precisando los detalles del hecho y se creó una comisión para la investigación de tan lamentable accidente", anunció Aeronáutica Civil.

El informe no precisó las condiciones del clima que prevalecían en la zona en el momento del accidente, aunque pobladores de la región señalaron que en la tarde de ayer aún no llegaban las lluvias que ya empezaron a caer en zonas del oriente por la aproximación del huracán Tomas.

Argentina envía avión para repatriar cadáveres
El gobierno argentino informó que enviará un avión a Cuba para repatriar los restos de los nueve connacionales muertos en el accidente. "La presidenta (Cristina Kirchner) ordenó que preparemos un avión para traer a las víctimas del avión cubano", sostuvo el canciller argentino Héctor Timerman a través de la red social Twitter.

Ante el avance del ciclón en el estrecho entre Haití y Cuba, la Defensa Civil declaró alarma en las orientales provincias de Guantánamo y Holguín, así como alerta en Santiago de Cuba, y dispuso medidas de vigilancia en Granma y Las Tunas.

La aerolínea Cubana de Aviación -a la que pertenece Aerocaribbean- canceló todos los vuelos a Santiago de Cuba y Guantánamo, y el Ministerio de Transporte anunció la suspensión de los viajes por ómnibus y tren hacia esas dos provincias mientras no mejore el clima.

Tomas, que en su paso por el Caribe dejó un saldo de 14 muertos en la isla Santa Lucía y uno en Haití, se intensificará y aumentará su velocidad en las próximas horas, según el Centro de Huracanes de Estados Unidos (NHC), con sede en Miami.

El accidente aéreo ocurrió en las proximidades de las comunidades rurales de Paredes y Guasimal, ubicadas a unos 15 km de la cabecera provincial de Sancti Spíritus, y en cercanías a la presa Zaza, el mayor embalse de Cuba, según la prensa de la zona.

El último accidente de aviación en Cuba ocurrió en marzo de 2002, cuando una pequeña aeronave se estrelló en la central provincia de Villa Clara, y murieron sus 16 ocupantes, entre ellos seis turistas canadienses, cuatro británicos y dos alemanes, así como cuatro tripulantes cubanos.