•   SANTIAGO DE CHILE  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó hoy que la oposición "puede hacer lo que le dé la gana", frente al anuncio de algunos asambleístas de pedir que el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas investigue los hechos del pasado 30 de septiembre, durante un motín de policías.

La oposición busca que la ONU investigue eventuales violaciones a los derechos humanos durante la asonada, que Correa ha considerado un intento de golpe de Estado y de asesinato en su contra.

Correa señaló en declaraciones que publica el diario El Mercurio de Chile, donde el mandatario cumple hoy una visita, que los opositores "pueden hacer lo que les dé la gana". Agregó que ese sector político "en verdad no es oposición, sino conspiración, obstrucción, si a mí me reventaba un misil en la cabeza habrían sacado al día siguiente que me había suicidado. Así de simple".

También indicó que la oposición "ya cae a un nivel de irracionalidad extremo debido a sus odios y su frustración porque ellos están detrás de ese intento de conspiración".

Opositores opinan que sublevación fue show gubernamental
Un total de 47 asambleístas pidieron ayer a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que investigara los hechos del pasado 30 de septiembre, que el ejecutivo ecuatoriano calificó como un intento de golpe de Estado, mientras que algunos opositores dicen que fue un "show" del Gobierno para ganar popularidad.

Los opositores enviaron una carta a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navanethem Pillay, para que se realice una investigación independiente a la que está realizando el Gobierno ecuatoriano que, a su juicio, es imparcial, apuntó la prensa local. El documento, de 23 páginas, fue signado por miembros de casi todos los partidos de la oposición y, por ninguno del partido oficialista, Alianza País.

Entre los firmantes del documento está el partido de Sociedad Patriótica, liderado por Lucio Gutiérrez, y quien Correa acusó de estar detrás del intento del Golpe de Estado.

Mandatario insiste que intentaban desestabilizar al gobierno
Correa consideró los hechos del 30 de septiembre, "toda una trampa política en que buscaban desestabilizar al gobierno" y subrayó que la crisis ya está superada.

"Fue un intento de los que siempre pierden en las urnas de utilizar las armas, no para poner otro gobierno, pero al menos para desestabilizar al Presidente e incluso eliminarlo físicamente como al final intentaron", añadió.

El mandatario consideró que en el futuro, "van a pensarlo dos veces antes de intentar una aventura como la del 30 de septiembre" y lamentó que "eso nos costó muy caro: cinco muertos y decenas de heridos".

Preguntado si fue imprudente de su parte ir a dialogar personalmente con los policías alzados, Correa señaló que "quién se imagina que van a llegar a esos extremos".

"La versión que nosotros teníamos es que estaban en paro y que no querían salir a trabajar porque no estaban conformes con una Ley. En verdad era toda una trampa política para desestabilizar al Gobierno", insistió.

Señaló que en el cuartel le gritaban "comunista" o aludían al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pero no le dijeron nada relacionado con reivindicaciones salariales.

El presidente Correa, junto a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, partieron este sábado, con varias horas de atraso debido al mal tiempo, desde la ciudad de Punta Arenas rumbo a la Antártida, en la primera visita de ambos al continente helado.

Los mandatarios tienen previsto visitar, en la isla Rey Jorge, de las Shetland del Sur, la base chilena "Eduardo Frei Montalva" y en la isla Greenwich, del mismo archipiélago, la estación científica ecuatoriana "Pedro Vicente Maldonado". El archipiélago está situado a unos mil kilómetros de Punta Arenas y a unos 3.400 de Santiago.